Decenas de miles de griegos se manifestaron hoy contra las políticas de austeridad en Atenas, en la conmemoración del levantamiento estudiantil de hace casi cuatro décadas contra la junta militar que entonces gobernaba el país.

"Nadie puede vivir con 400 euros, que se vaya la troika" y "En cada esquina hay policías, la Junta no cayó en 1974", rezaban algunas de las pancartas que podían verse en la protesta.

La sublevación estudiantil de 1973 acabó con una intervención militar en el Instituto Politécnico de Atenas en el que murieron alrededor de una veintena de estudiantes, pero aceleró la caída del régimen militar griego (1967-1974) y el retorno de la democracia.

Las estimaciones de la policía cifran en 22.000 los asistentes a la protesta, mientras que cálculos de los medios griegos los elevan a 30.000.

En la manifestación participaron numerosos estudiantes y profesores, que colocaron ofrendas florales en el Politécnico en memoria de los fallecidos.

Tras la conmemoración en el centro universitario la marcha prosiguió, como es tradicional cada año, hasta la embajada de EEUU, país al que se acusa de respaldar a la dictadura militar.

Los manifestantes trataron de seguir la protesta desde allí hasta la embajada de Israel para mostrar su repulsa por la ofensiva contra la franja de Gaza, pero la fuerte presencia policial en las calles adyacentes a la legación israelí lo impidió.