La canciller alemana, Angela Merkel, aplaudió hoy que los presupuestos nacionales para 2013, cuyo debate final tendrá lugar la próxima semana, cumplan ya con el límite de déficit del 0,35 % que ella introdujo en la constitución en 2009.

En su habitual videomensaje de los sábados, la jefa del Gobierno alemán aseguró que la reducción del nuevo endeudamiento de la mayor economía europea es una "buena e importante noticia".

"Los presupuestos de 2013 cuentan con un déficit menor de lo previsto anteriormente. Con esto será posible, tres años antes de lo planeado, cumplir a nivel federal con el 'freno de la deuda'", explicó.

Este término refiere a la reforma constitucional impulsada por el gobierno de coalición de Merkel, formado por conservadores y liberales, que hace cuatro años comprometió legalmente al país a no endeudarse anualmente por encima del 0,35 % del producto interior bruto (PIB) a partir de 2015.

La canciller indicó asimismo que, tanto a nivel nacional como europeo, junto a las políticas de consolidación fiscal hay que implementar medidas que fomenten el crecimiento económico.

"Crecimiento y consolidación presupuestaria deben conformar una unidad", afirmó.

Entre estas iniciativas pro crecimiento se encuentran, a juicio de Merkel, el paquete de medidas aprobado recientemente por la coalición de gobierno, que incluye la desaparición del copago sanitario, el aumento de las pensiones y la introducción de la llamada "prima del fogón".

La canciller instó, en este ámbito, a los estados federados a desbloquear en el Bundesrat (cámara regional) la tramitación de una serie de leyes para promover el crecimiento, como la que fomenta las renovaciones en edificios para mejorar la eficiencia energética.

El crecimiento de la tasa de empleo y la caída de los costes de financiación en Alemania han permitido que el Gobierno pueda reducir sensiblemente sus previsiones de endeudamiento para éste y los próximos ejercicios, acelerando su plan de consolidación fiscal.