Las autoridades iraquíes han liberado al libanés Ali Musa Daqduq, acusado de organizar el ataque, en enero de 2007, de un grupo chií que causó la muerte a cinco soldados estadounidenses, informó hoy su abogado.

Daqduq fue absuelto por un tribunal iraquí, por lo que ayer fue puesto en libertad y ya se encuentra en Beirut, destacó su defensa en un comunicado recogido por medios locales.

El secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, señaló a inicios de este año que había recibido garantías por parte del Gobierno iraquí de que no liberaría a Daqduq en caso de ser absuelto.

Sin embargo, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, aseguró hoy que Daqduq no podía seguir detenido debido a la "ausencia de cobertura judicial".

Según un comunicado de la oficina de Maliki, la acusación llevada a cabo por abogados estadounidenses agotó todos los recursos ante la Justicia iraquí, cuyo Tribunal de Casación emitió un fallo definitivo confirmando la absolución por falta de pruebas contra Daqduq.

El Ejército de Estados Unidos detuvo en julio de 2007 a Daqduq y lo acusó de entrenar a iraquíes para colaborar con el grupo chií libanés Hizbulá y de estar detrás del asesinato de cinco soldados estadounidenses.

En diciembre del año pasado, Estados Unidos transfirió a Daqduq, el último prisionero bajo su custodia en Irak, a la Policía de ese país por estar bajo leyes iraquíes, lo que suscitó una fuerte polémica.

Algunos líderes republicanos estadounidenses pidieron entonces que el acusado fuera llevado ante un tribunal militar a la base naval de Estados Unidos en Guantánamo (Cuba), ante la preocupación de que varios de los combatientes detenidos y entregados a las autoridades iraquíes habían sido absueltos de cargos o dejados en libertad.