El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, denunció hoy que las crisis nacen de la especulación irresponsable y de políticas erróneas, que "luego se pretenden superar con políticas erróneas" que las agravan.

Funes, al igual que otros presidentes latinoamericanos, expresaron su preocupación en sus intervenciones durante la Cumbre Iberoamericana por la crisis nacida en Estados Unidos y que se extendió en Europa, con riesgo de contagio para los países emergentes.

Las recurrentes crisis económicas internacionales están dañando a la región. El Salvador "no ha superado del todo la crisis de Estados Unidos en 2008", dijo el presidente salvadoreño.

Mauricio Funes destacó que la comunidad iberoamericana está formada por "naciones hermanas, con una lengua y un futuro común", que supone una oportunidad para una región que pretende avanzar hacia el desarrollo y que "ha registrado grandes avances en la senda del estado de derecho", que emana de la Constitución de 1812, firmada en Cádiz por diputados españoles y latinoamericanos.

"Ya no son los golpes y el avasallamiento de las libertades" lo que se ve en la región". Episodios como los vividos en Honduras en 2009 y en Paraguay en 2011 encienden voces de alerta", pero hemos reaccionado de forma conjunta y solidaria", afirmó.

El presidente salvadoreño expresó su "solidaridad" con el pueblo guatemalteco por las víctimas y daños que originó el terremoto que golpeó recientemente a ese país, y que ha sido la causa de que el presidente Otto Pérez Molina, no viajase a Cádiz.

Mauricio Funes dijo que el orden económico mundial afecta cada vez más a las naciones, con una caída del empleo y el incremento de la pobreza.

Estimó que el gran reto para la humanidad sigue siento superar la pobreza, teniendo en cuenta que todavía una séptima parte de la población mundial es pobre, según datos de la ONU.

La pobreza está también en la falta de acceso a servicios básicos, denunció.

También incidió en la situación de los emigrantes, que suman más de 200 millones de personas en todo el mundo y en el caso de El Salvador son tres millones, cerca de la tercera parte de la población total.

Y destacó el combate que viven muchos países de América Latina contra el narcotráfico, que mueve casi el 4 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) y que libran una "batalla desigual contra enemigos poderosos", que sin el apoyo de naciones consumidoras la batalla no será exitosa.

Funes dijo que El Salvador es el país de América Latina que disminuyó mas drásticamente lo homicidios en lo que va del año y agradeció el apoyo del gobierno español a programas frente a la violencia y en favor del desarrollo.