El primer ministro jordano, Abdalá Ensur, señaló hoy que no tiene intención de dar marcha atrás en el alza de los precios de los combustibles, tras tres días de protestas en las que murieron dos personas y otras decenas resultaron heridas.

"Esta decisión es irreversible e inevitable, porque revocarla tendría peores repercusiones sobre la economía. El Estado no tiene otra opción que adoptarla", recalcó el jefe del Gobierno ante los periodistas en Ammán.

En ese sentido, Ensur advirtió de que la situación económica de Jordania se ha agravado principalmente por el corte del gas egipcio, el fuerte aumento de los precios del petróleo y las consecuencias de la crisis financiera global.

"Hemos perdido unos 1.000 millones de dólares como consecuencia de la drástica caída del suministro del gas egipcio por una serie de explosiones" (en los gasoductos de la península egipcia del Sinaí), dijo Ensur, quien agregó que su país actualmente importa petróleo de Arabia Saudí a precios internacionales.

Ensur aseguró que la posición económica de su país también empeoró debido a la falta de ayuda a Jordania por parte de los países ricos en petróleo del golfo Pérsico.

"No hemos recibido ninguna ayuda de los países del Golfo, excepto unos 250 millones de dólares otorgados por Kuwait en forma de depósito para financiar un proyecto de desarrollo que debe ser elegido por Kuwait", subrayó el primer ministro.

Por otra parte, Ensur elogió a los responsables de seguridad por la forma con que actuaron durante los tres días de protestas, "la mayoría de las cuales se desarrolló en paz y de manera civilizada".

La policía reprimió, no obstante, en distintas ocasiones a los manifestantes, entre los que hubo personas que corearon consignas que pedían la caída de la monarquía.

Las ciudades meridionales de Karak y Tafileh fueron hoy escenario de nuevas protestas.

El jefe del Gobierno se reunió hoy con dirigentes de la Asociación Jordana de Profesores para intentar sin éxito que desconvocasen una huelga que comenzaron hace tres días en protesta por la subida de los precios de los carburantes.

Por otra parte, en relación con la ofensiva israelí contra la franja de Gaza, el ministro jordano de Asuntos Exteriores, Naser Yudeh, pidió hoy a su colega ruso, Serguéi Lavrov, en una conversación telefónica que ayude a lograr un cese inmediato de los ataques israelíes, según un comunicado oficial.