El mariscal de campo de los Eagles de Filadelfia, Michael Vick, está presentando una recuperación muy lenta de la conmoción cerebral que sufrió, y su regreso a la acción aún no tiene fecha.

El mariscal se nota "nublado", "no muy alerta" y "pesado de ojos", y su regreso al campo de juego "ni siquiera está cerca", dijo el entrenador de los Eagles, Rick Burkholder, en una entrevista que concedió al diario Philadelphia Inquirer.

Burkholder, que fue parte del equipo que ayudó a formar la base para el protocolo de la NFL en cuanto a rehabilitación en conmociones, indicó en la entrevista que Vick se sometió a una prueba de impacto el viernes, pero que su desempeño fue "por debajo del básico". Agregó que el 'quarterback' será evaluado nuevamente el lunes.

En ese tipo de pruebas se le da a un jugador conmocionado un ejercicio de tres o cuatro fases, pero Vick no estaba listo para completarlo.

Vick "tiene muchos síntomas y decidimos que no debíamos seguir ejercitándolo", dijo Burkholder al periódico.

"Estamos en una etapa muy temprana del proceso" de recuperación, dijo Burkholder, quien indicó que "estamos en lo que considero la fase uno".

Los Eagles usarán a su mariscal de campo novato Nick Foles en sustitución de Vick frente a los Redskins de Washington. EFE