La mayoría de los colegios electorales para los comicios presidenciales, legislativos y municipales en Sierra Leona abrieron hoy puntuales y sin registrar incidentes.

Las urnas comenzaron a recibir las papeletas de los casi 2,7 millones de votantes registrados alrededor de la hora de apertura prevista, las 07.00 hora local y GMT, informó hoy a Efe por vía telefónica el responsable de Relaciones Externas de la Comisión Electoral Nacional (CEN) de Sierra Leona, Albert Massaquoi.

Massaquoi explicó que, por el momento, "no ha habido ningún problema, ni intimidaciones, ni se conoce ningún incidente".

El responsable de prensa de la CEN señaló que "hay largas filas -ante los colegios electorales- desde las 03.00 (hora local y GMT)".

En este sentido, Massaquoi auguró "una gran participación (en los comicios)".

Está previsto que las urnas de los 9.493 colegios electorales repartidos por todo el pequeño Estado de África occidental cierren a las 17.00 hora local y GMT.

Los comicios presidenciales son los que mayor atención despiertan, ya que el actual jefe de Estado, Ernest Bai Koroma, líder del Congreso de Todo el Pueblo (APC, en su acrónimo inglés), busca un segundo mandato de cinco años.

Su principal oponente es el brigadier retirado Julius Maada Bio, del opositor Partido Popular de Sierra Leona (SLPP, por sus siglas en inglés).

Aunque el actual mandatario parte como favorito, no parece claro que pueda conseguir una mayoría absoluta del 55 % en la primera vuelta, necesaria para evitar una segunda ronda electoral, programada para el 8 de diciembre.

Según las estimaciones de la Misión de Observación de la Unión Europea (UE), los resultados de las elecciones presidenciales se conocerán en torno al próximo martes 20, aunque para el resto de los comicios habrá que esperar a los días siguientes.

Además de la UE, supervisarán los comicios -entre otros- la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO), y el Centro Carter, fundado por el expresidente estadounidense Jimmy Carter.

Para velar por el pacífico desarrollo de los comicios, a los que concurren 10 partidos, Sierra Leona ha desplegado 12.000 policías (sin armas de fuego) más 1.500 (incluidos 400 militares) armados.

En las elecciones, además, se decidirán los 124 escaños del Parlamento, a los que optan 586 candidatos.

Las votaciones servirán también para poner a prueba la estabilidad de un país aún inmerso en la fase de recuperación tras el efecto devastador de la guerra civil, entre 1991 y 2002, que dejó unos 50.000 muertos.

Las actuales son las terceras desde el fin de la guerra civil, y las segundas que organiza Sierra Leona sin la protección de los "cascos azules" de la ONU, que salieron del país en diciembre de 2005 al concluir su misión tras el conflicto.