El cantante gallego Xoel López no estará este fin de semana en la XXII Cumbre Iberoamericana de Cádiz (España). Tampoco se le espera. Mañana tiene otra cita: presentar, en una sala madrileña, "Atlántico", su duodécimo trabajo musical y primer disco en solitario.

Su ausencia en el encuentro latinoamericano no cambiará la agenda de los líderes ni tendrá impacto en la geopolítica de los países hermanos. Sin embargo, si estuviera invitado, nos mostraría el sólido puente musical que une los dos lados del charco.

Algunos se preguntarán: "¿Qué tiene que ver un artista barbudo con la fortaleza de la relaciones de la comunidad hispana?. ¿Qué pinta la música en estas serias reuniones donde se intercambian corbatas?. ¿Por qué no te callas?".

La respuesta está en "Atlántico". "Se trata de un trabajo que se refiere a las dos orillas y realmente establece un puente que cruza el océano. Son canciones que nacen en América y que son criollas", dice López, casi convertido en un apóstol de los sonidos del otro lado del río Grande.

Otros se preguntarán: "¿Pero quién es este tipo de aire despistado?". Xoel López rompió hace cuatro años su exitosa andadura como Deluxe, una banda pop-rock de acento anglosajón que alcanzó bastante relevancia en la escena "indie" española. Por razones personales se fue a vivir a Buenos Aires, y allí descubrió el rico patrimonio musical del Nuevo Mundo.

"Hay un gran desconocimiento de la música latinoamericana y, sobre todo, de la música de raíz. Creo que más allá de los estilos hay una música de calidad, ritmos muy interesantes, todo un mundo por descubrir que la gente todavía desconoce", destaca con humildad pero con ganas de transmitir un nuevo credo.

De este fructífero contacto surgió hace dos años "La Caravana Americana", una experiencia que trajo a España a autores latinoamericanos como Lisandro Aristimuño, Alex Ferreira o Andrés Correa -14, en total-, para un espectáculo de tres horas donde López hacía de maestro de ceremonias.

El proyecto no cuajó del todo. "Es verdad que fue una apuesta muy personal y, quizá, el terreno no estaba allanado para este tipo de temas; pero también puedo decir que permitió abrir caminos, evolucionar y aportó un intercambio con otros artistas que, de forma natural, no hubieran venido a España".

En esta conexión de ida y vuelta nacen también otras aventuras como la producción del último disco -"El podador primaveral"- del artista uruguayo Franny Glass o actuaciones con Do Amor, la banda del recién galardonado con el Grammy Latino Persona del Año 2012, el gran Caetano Veloso.

Para el concierto de mañana, el coruñés tiene previsto un repertorio amplio anclado en "Atlántico", donde también habrá sitio para canciones de Deluxe e, incluso, tendrá un espacio para Lovely Luna, otro proyecto musical -¿y van?- que comparte con su amigo Félix Árias.

La actuación supone "el fin de una primera fase", según Xoel, que vuelve a Argentina para preparar la distribución de su disco en Latinoamérica. "Lo compuse allí, lo he tocado por sus bares en forma acústica, es un disco de dos orillas y necesita de las dos partes", añade.

De su nueva etapa en España -este verano convocó a 20.000 personas en su ciudad natal,- se queda con la respuesta de la gente: "Ha sido una hazaña. Hacer presente este experimento mío y ver que, poco a poco, se ha ido aceptando este nuevo sonido?. Es el momento de disfrutar".

Por ello, según el artista antes llamado Deluxe, volver con las maletas al país de la plata no supone un adiós. De momento, deja una de sus nuevas canciones, "Tierra", en la lista de los mejores temas del 2012, según la edición española de la revista Rolling Stone. Y anuncia un retorno en primavera.

Entretanto, la Cumbre de Cádiz ya está en marcha. Presidentes, embajadores y primeras damas se dan cita para vislumbrar el horizonte de la comunidad iberoamericana.

Como hemos visto, Xoel López no ha sido invitado y, probablemente, usted tampoco. No se preocupe, si le gusta la música y este tipo de eventos, hay otra cumbre este fin de semana: la Cumbre del Rock Chileno, una cita bianual con 35 bandas en escena que se celebra en Ciudad Parque Bicentenario de Santiago. No es lo mismo pero, seguro, que suena bien.