No lo ven favorito. Ni opciones de ganar le dan al mexicano Antonio DeMarco, monarca Ligero del CMB. Lo ven como un tipo que se 'encontró' la corona mundial...

Tony sonríe. Su tono de voz secaría un árbol.

"Adrien Broner es hablador, no le gusta respetar. Igual otros han dicho que soy campeón de casualidad... y eso me motiva. Estare en su casa, lo elogian mucho, es la estrella de HBO, pero yo soy el campeón del mundo y lo voy a demostrar".

DeMarco, quien expondrá este sábado por tercera ocasión su corona avalada por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB), es un tipo callado abajo del ring. Dentro de el es una fiera: de 28 triunfos, 21 han sido por KO.

Rival invicto. Otra ciudad. Nueva defensa. Público en contra. Motivación al máximo. "Siempre voy contra la corriente, juego de visitante je, je, y eso me gusta, demostrar porque soy el campeón", cuenta el púgil nacido hace 26 años en Los Mochis, Sinaloa, Mexico.

"Mucha gente aún cree que soy campeón de suerte, dicen 'que hace el con el título?'; esos comentarios me motivan. Nunca han creído en mí, muchos no daban un cacahuate por mí... y mirame, tengo el título gracias al trabajo, a mi equipos que me respalda, a mi gran entrenador".

"Yo no voy a dar sorpresas, yo voy a ganar, para eso me preparo. No es obra de suerte que yo sea el monarca. Siempre soy visitante... y ya me agradó tirarles la fiesta".

El peleador mexicao no se exalta. No lanza frases incendarias, no tiene el cabello pintado ni 50 tatuajes. Vaticina frío, como verdugo a punto de ejecutar. Su sentencia cae lentamente, como un blues a medianoche.

"He visto poco de mi rival. Que se preocupe el. Yo soy el campeón y me concentro en mi táctica, en el trabajo con mi equipo... ya tengo la corona, pero esto apenas empieza, tengo mucha hambre por trascender", agrega.

Paso firme...

En 2010 perdió el cetro Ligero CMB ante Edwin Valero. Logró recuperarse; desde entonces acumula cinco triunfos (cuatro de ellos por KO) y recuperó el cetro.

"Mi carrera ha ganado credibilidad y ahí están los resultados. Tengo peleas parejas y me gusta correr riesgos, el que no lo hace no gana".

Presume subir al ring a dar todo para seguir en ascenso y ser considerado como púgil estelar. Su futuro es halagador y no tiene tiempo para perder. En su adolescencia supo de carencias, así que no le da la vuelta a ningún rival.

"Peleo donde me digan. No soy favorito y eso me quita presión. Ayuda a que la gente crea en mí. No hay escenario ni rival que me asuste... despues de carencias y lo sufrido en Tijuana, nada me intimida".

Su promotor tiene planea dorados para el mexicano. Su corona es codiciada y el le ha dado lustre.

Pero Tony no hace planes a largo plazo.

"Mi destino es uno: ganar a Broner, ganar a Broner... y ganar Broner. En el boxeo es día a día, ese es mi futuro. Despues veremos que llega".

¿Deuda pendiente? ¿meta por cumplir? ¿rival por enfrentar?

En el ring, Broner ocupa su mente. Fuera del boxeo, su mente sólo la ocupa una 'deuda': La casa para su esposa y para su hija de 4 años la habitación decorada estilo 'Princesas' que le prometió... ellas son su principal motivo para ganar..

DeMarco (28-2-1; 21 KO's) vs Broner será transmitida en vivo este sábado 17 de noviembre por HBO (10:00 PM ET) en el Boardwalk Hall de Atlantic City, Nueva Jersey, casa del invicto Adrien (24-0; 20 KO's).