El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, defendieron hoy que el presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020 genere las condiciones para un aumento de la inversión, el crecimiento de la economía de manera sostenible y la creación de empleo.

Rajoy y Barroso han mantenido hoy una reunión en Cádiz, donde ambos han coincidido con motivo de la XXII Cumbre Iberoamericana, para tratar principalmente la evolución de las negociaciones sobre el próximo presupuesto de la UE de cara al Consejo Europeo extraordinario de los días 22 y 23 de noviembre en Bruselas.

Al término de la entrevista, el Gobierno español y la Comisión Europea han emitido un comunicado conjunto en el que han subrayado que Rajoy y Durao Barroso han coincidido en la necesidad de que el próximo presupuesto comunitario tendrá que contribuir a crear las condiciones para que se facilite el incremento de la inversión.

También defienden que las cuentas de la UE para ese periodo facilite que la economía crezca de forma sostenible, y permitan fijar las bases para la generación de puestos de trabajo.

Ambos han abordado igualmente la situación económica de España, en cuyo contexto se han congratulado de que la Comisión Europea haya asegurado esta semana que el Gobierno español está tomando medidas efectivas en la corrección del déficit excesivos.

Esa posición implica que la Comisión Europea no pedirá este año a España que aplique medidas adicionales a las que ya ha puesto en marcha para hacer frente al déficit.

Barroso ha señalado que es consciente de que la situación a la que se enfrentan muchos españoles sigue siendo muy difícil, en particular por el "inaceptablemente alto" número de parados.

En ese sentido, ha subrayado que la Comisión Europea está utilizando todos los instrumentos a su disposición para recuperar el crecimiento en Europa y facilitar la creación de empleo.

También ha aludido a los esfuerzos significativos que el Ejecutivo y los ciudadanos españoles están haciendo para asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas y para impulsar la competitividad, el crecimiento y el empleo.

El presidente de la Comisión Europea participa en la cumbre de Cádiz como invitado especial.