El presidente de Rusia, Vladímir Putin, negó hoy la implicación en un escándalo de corrupción inmobiliaria del recientemente destituido ministro de Defensa ruso, Anatoli Serdiukov.

"Ni la investigación ni mucho menos los tribunales han presentado alguna reclamación particular a Serdiukov", afirmó en rueda de prensa Putin tras reunirse con la canciller alemana, Angela Merkel.

Putin subrayó que el motivo de la destitución de Serdiukov, el primer civil que asumió la cartera de Defensa en Rusia, no fue su participación en actividades ilícitas.

"Ésta es una práctica común en el mundo civilizado. Un hombre es inocente hasta que la Justicia no demuestra su culpabilidad", dijo.

El jefe del Kremlin insistió en que tomó la decisión de relevarle del cargo debido a que "surgieron dudas sobre su capacidad como ministro para comandar el proceso relacionado con las propiedades" inmobiliarias del Ministerio de Defensa.

Además, negó también que Serdiukov haya sido designado asesor de una corporación estatal como informó esta semana la prensa local.

"Él no trabaja en ninguna parte. Pero si él quiere trabajar en algún sitio y lo contratan, no creo que debamos impedírselo. El hombre tiene derecho a trabajar. No estamos en el año 37" de las purgas estalinistas, aseguró.

Serdiukov, que fue destituido el pasado 6 de noviembre, es el más alto funcionario apartado del poder desde que Putin asumiera la jefatura del Kremlin en el año 2000.

Entre otras cosas, las autoridades rusas investigan una estafa con bienes de Defensa por valor de más de 3.000 millones de rublos (casi 100 millones de dólares), en la que estaría presuntamente implicada la empresa Oboronservice, dependiente de esa cartera.

La oposición comunista asegura que Serdiukov presidió esa compañía pública durante varios años, por lo que también es responsable directo de la estafa.

Según la investigación, algunos de los detenidos en este caso mantenían estrechas relaciones con Serdiukov, al que Putin encargó en su momento la reforma y el rearme de las Fuerzas Armadas.

De acuerdo con la investigación, esa compañía era utilizada para vender patrimonio -inmuebles y otros activos- del ministerio a precios por debajo de los del mercado.

En las últimas semanas este país se ha visto salpicado por diversos escándalos de corrupción que han conducido a la detención de varios altos funcionarios.

El detenido exviceministro ruso de Desarrollo Regional Román Panov fue acusado ayer formalmente de fraude por la desaparición de fondos públicos destinados a la organización en septiembre pasado de la cumbre de la APEC en Vladivostok.

Esta semana, el jefe de la Cámara de Cuentas de Rusia, Serguéi Stepashin, denunció que más de un billón de rublos (más de 30.000 millones de dólares) desaparece anualmente de las arcas del Estado ruso.