La Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) negó hoy que haya pesqueros con bandera de conveniencia panameña y rechazó que se preste al tráfico ilegal de atún rojo, una especie protegida y sometida a cuotas de pesca.

El jefe de la ARAP, Giovanni Lauri, aseguró este viernes en una entrevista con Efe que "había algunos barcos de bandera panameña calificados como 'IUU', como se le dice internacionalmente a los barcos que hacen pesca ilegal, pero esos barcos ya hace mucho tiempo no tienen la bandera de Panamá".

Lauri, quien ejerce como autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá desde 2010, reconoció sin embargo que muchas de esas embarcaciones "sigue dando vueltas y cuando van a hacer algo ilegal se identifican como de bandera panameña, lo cual no es cierto".

"Ya tenemos la documentación que vamos a presentarle a la Unión Europea, donde estamos demostrando que ya no tenemos barcos en listas 'IUU'. Los que están circulando ya han sido eliminados pero en algunos países oficialmente todavía no lo tiene notificado", añadió Lauri.

La Comisión Europea amenazó este jueves con actuar contra ocho países, entre ellos Panamá, e incluirles en una "lista negra" por considerar que no cooperar en la lucha contra la pesca ilegal, y mencionó deficiencias en controles y vigilancia, la existencia de banderas de conveniencia y el rechazo a dialogar con Bruselas.

También la organización ecologista Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés) denunció la semana pasada que buques con bandera panameña de conveniencia pescan atún rojo.

Según dicha agrupación, esas embarcaciones desembarcan el atún en puertos de distintos países (Japón, Turquía y Marruecos, entre otros) como una mercancía más, sin declararlo a la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT, por su sigla en inglés).

Esa denuncia ha generado un intenso debate en la reunión de la ICCAT que se desarrolla estos días en Agadir (Marruecos), a la que acudió un funcionario panameño para recabar más información de la denuncia de la WWF, indicó Lauri sin más precisiones.

La organización ecologista indicó que unas 19.000 toneladas de atún rojo fueron comercializadas entre 2000 y 2010 burlando el control del ICCAT, una cifra rechazada por el sector pesquero y numerosos Gobiernos por considerar que deriva de datos erróneos o completamente falsos.

El jefe de la Autoridad panameña de los Recursos Acuáticos rechazó las versiones según las cuales Panamá reexportó atún rojo pescado ilegalmente, y recalcó que los barcos del país centroamericano "no pescan" esa especie.

Si se presenta el caso de que un barco va "a descargar" atún rojo "en Panamá, entonces le exigimos toda la documentación pertinente, basados en las normas europeas, para que puedan descargar (el producto) y ser reexportado".

Lauri también destacó que grandes puertos de Panamá como el de Colón, donde se ubica la Zona Libre más importante del mundo después de Hong Kong, "está autorizado por la Unión Europea y por la ICCAT para hacer transbordos" de mercancías selladas.

Panamá "da ese servicio, es un servicio de transbordo de mercancía sellada que damos", añadió Lauri.