Panamá aseguró hoy que cumplirá con las "nuevas" exigencias de la Comisión Europea (CE) en materia de "control de transbordo" de carga de barcos pesqueros con bandera panameña, en el plazo de seis meses establecido por ese organismo.

El jefe de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), Giovanni Lauri, resaltó que el país está comprometido con la lucha contra la pesca ilegal, y que así lo ha demostrado con la implementación de tecnología para el control de la actividad pesquera y con el cumplimiento de las normas internacionales.

La comisaria europea de Pesca, Maria Damanaki, amenazó el jueves a Panamá y otros siete países con incluirlos en una "lista negra" por su supuesta falta de cooperación en la lucha contra la pesca ilegal en los caladeros.

Esos países presentan deficiencias en los controles y la vigilancia, la existencia de banderas de conveniencia o el rechazo a dialogar con Bruselas, según la CE, que anunció que en seis meses presentará un primer análisis de los progresos alcanzados por cada Estado.

"Nosotros no estamos preocupados" por la amenaza de las autoridades europeas "porque sabemos que vamos a cumplir" con sus exigencias en el plazo establecido, "hemos estado trabajando incansablemente en ello", aseguró Lauri este viernes en una entrevista con Efe.

Lauri aseguró que en el caso de Panamá, el problema está solo en unos defectos en el control de los transbordos de la carga pesquera en barcos panameños, que fueron identificados por la CE durante una auditoría en junio de 2011.

En ese proceso, Panamá demostró haber subsanado "fallas" identificadas un año antes "en los controles de pesqueros nacionales e internacionales", pero las autoridades europeas hallaron otras nuevas, específicamente en el tema del transbordo.

"Cuando surgió esta nueva situación sobre los controles que debemos tener en los transbordos de barcos (pesqueros) de bandera panameña, tuvimos conversaciones pero nunca tuvimos por escrito, hasta ahora, qué es lo que la Comisión Europea espera de nosotros", dijo la autoridad panameña.

Las autoridades panameñas cuentan con "un sistema que permite inspeccionar más de 10.000 barcos por lo menos una vez al año, entonces muy difícilmente no podremos inspeccionar 200 o 250 barcos (adicionales) relacionados con la pesca", añadió Lauri.

Panamá ya ha corregido defectos identificados por las autoridades europeas en 2010 en materia de control, a través del mejoramiento del monitoreo satelital y de la automatización de los sistemas de certificado de captura y de renovación de licencias", indicó Lauri.

Resaltó que ha viajado "siete veces a Bruselas", donde se ha entrevistado con las autoridades pesqueras correspondientes, lo que demuestra "con mucha saciedad" que Panamá "no puede ser un país no cooperante" en la lucha contra la pesca ilegal.

Panamá también eliminó los barcos pesqueros con bandera panameña de conveniencia, y la documentación que lo demuestra va a ser presentada a las autoridades europeas, aseguró Lauri.

"Había algunos barcos de bandera panameña calificados como 'IUU', como se le dice internacionalmente a los barcos que hacen pesca ilegal, pero esos barcos ya hace mucho tiempo no tienen la bandera de Panamá", declaró.

El país centroamericano mantiene un "trabajo conjunto para solucionar las exigencias que tiene la Unión Europea, las cuales compartimos, porque todos estamos en contra de la pesca ilegal", afirmó Lauri.

La pesca ilegal representa cerca del 20 % de todas las capturas globales y su valor asciende a unos 10.000 millones de euros (12.700 millones de dólares) anuales, según datos de la CE.