La agencia de medición de riesgos Moody's anunció hoy que pone en revisión para una posible rebaja la calificación que otorga a la deuda soberana de Chipre.

Moody's justificó la decisión por el ritmo "lento" de las negociaciones entre el Gobierno chipriota y la troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional).

La agencia detalló también en un comunicado que hay evidencias de que el déficit presupuestario de Chipre será "significativamente" mayor de lo esperado.

Moody's rebajó en octubre pasado la nota de la deuda soberana de Chipre en tres escalones, desde "Ba3" hasta "B3", hundiéndola más en el territorio del "bono basura".

Entonces, la agencia justificó la decisión por la situación del sector bancario, la coyuntura macroeconómica adversa y la incertidumbre política en el país mediterráneo.

Días más tarde, la agencia Standard & Poor's (S&P) rebajó también en tres escalones, de "BB" a "B", la nota de solvencia de la deuda de Chipre.

La llamada troika de acreedores inició el pasado 9 de noviembre una nueva ronda de negociaciones sobre reformas de austeridad con el Gobierno de Chipre a cambio de ayudas internacionales.

Se trata de la tercera ronda de contactos entre las dos partes en un intento de resolver las divergencias y lograr un acuerdo sobre el monto de ayuda que Chipre necesita para salvar su economía.

Chipre se convertió en junio pasado en el quinto socio del euro en pedir ayuda financiera y según S&P necesita unos 15.000 millones de euros para sanear su economía y su sector bancario.