El presidente de Bolivia, Evo Morales, canceló hoy una entrevista con el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, por seguir las noticias sobre un conflicto municipal ocurrido en el centro de su país que dejó medio centenar de policías heridos, precisó en La Paz la ministra de Comunicación, Amanda Dávila.

Dávila hizo esta puntualización después de que fuentes diplomáticas aseguraran en Cádiz que la reunión había sido suspendida debido a una indisposición de Morales, que asiste hoy y mañana en esa ciudad española a la XXII Cumbre Iberoamericana.

"Si bien se ha suspendido la reunión, acabamos de hablar con España y el presidente está muy bien de salud", declaró Dávila a los periodistas en el Palacio Presidencial.

La ministra sostuvo que en ese momento Morales estaba "siguiendo los hechos que se han suscitado en Colomi, en Cochabamba, y esa simplemente ha sido la razón: un interés y una preocupación sobre la actividad en Bolivia".

Los habitantes de Colomi, un municipio del departamento central de Cochabamba, hirieron hoy con palos y piedras a 51 policías que intentaron desbloquear la carretera entre esa región y la oriental de Santa Cruz.

Los manifestantes reclaman al Instituto Nacional de Estadística (INE) que modifique la cartografía del censo general que se celebrará en Bolivia la próxima semana debido a que creen que se perjudicará el computo de su población.

El presidente boliviano llegó la pasada madrugada a Cádiz y tras dormir unas horas jugó un partido de fútbol, en el que marcó un gol de penalti y tras el cual tenía prevista la reunión bilateral con Rajoy.

Una vez terminado el partido, Morales declinó hacer declaraciones y se limitó a expresar su agradecimiento por haber sido invitado a jugar el partido de fútbol, que terminó con un empate a dos goles.