Unos 10.000 militares brasileños ocuparán unidades estratégicas como puertos, plantas hidroeléctricas y nucleares como parte de un ejercicio castrense para defender tales áreas situadas a lo largo del litoral sur del país, informó el viernes el Ministerio de Defensa.

La movilización a lo largo de 3,5 millones de kilómetros cuadrados pretende adiestrar a los efectivos de las fuerzas armadas en acción para proteger una zona considerada crucial por albergar grandes reservas de gas y petróleo bajo el suelo marítimo.

En el operativo, que comenzará el lunes, las fuerzas armadas realizarán dos acciones conjuntas de entrenamiento en las que los militares viven una situación de guerra y debe proteger estructuras estratégicas a lo largo del litoral sur.

La región en que se realizará el ejercicio contiene gran parte de las reservas de petróleo en aguas profundas así como las dos plantas de energía nuclear del país.

Participan en la actividad agentes de las tres ramas militares quienes pondrán a prueba las líneas de comunicación marítimas en la zona, al tiempo que realizarán tareas de atención de salud para poblaciones carentes.

"Una de las finalidades es poner en práctica la interoperabilidad de las tropas", dijo el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, general José Carlos de Nardi, citado por un comunicado del Ministerio de Defensa.

La operación contempla el control del tráfico marítimo en la zona, misiones de intercepción de naves, defensa de la costa, patrullaje costero, transporte aéreo logístico, defensa antiaérea y coordinación y control del espacio aéreo, según el comunicado.