La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó hoy una medida que normaliza las relaciones comerciales con Rusia y Moldova, que ha levantado ampollas en Moscú porque también impone sanciones por violaciones a los derechos humanos en Rusia.

La medida bipartidista, que fue aprobada con 365 votos a favor y 43 en contra, establece la normalización de las relaciones comerciales entre Rusia y Moldova de forma permanente.

Pero también incorpora la llamada "regla de Sergei Magnitsky" que impone sanciones a personas implicadas en la detención, abuso o muerte del abogado del mismo nombre, y en otros casos de abusos a los derechos humanos en Rusia.

La medida pide que se identifique públicamente y se sancione a personas implicadas en la muerte, tortura o represión de individuos que investigan delitos por parte de funcionarios del Gobierno ruso, o que simplemente intentaban ejercer sus derechos humanos básicos.

El Kremlin había estado presionando al Congreso de Estados Unidos para que no incluyese esa cláusula en el proyecto de ley -que además negaría visas de entrada a EE.UU. a personas implicadas en el caso de Magnitsky o su encubrimiento-, y amenazó con tomar represalias.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, dijo que Rusia ya ha preparado su respuesta a esta legislación, tachada como "hostil" por el Gobierno de Moscú.

Pero la presidenta del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja, Ileana Ros-Lehtinen, dijo que la inclusión del título referente a la "regla Magnitsky" es algo más que un acto simbólico y prueba de su seriedad es la amenaza de Moscú de tomar represalias.

Magnitsky fue encarcelado en 2008 bajo sospechas de evasión de impuestos y fraude, y falleció en prisión hace tres años. Sus colegas sostuvieron que esos cargos fueron una fabricación de las autoridades a las que Magnitsky acuso de fraude.

Su detención se convirtió pronto en un símbolo del abuso contra quienes se atreven a desafiar al Gobierno de Moscú.

Entre otros elementos, la iniciativa, que debe ser aprobada en el Senado, busca mejorar los mecanismos de los que dispone el Gobierno para la aplicación de las normas comerciales entre EE.UU. y Rusia.

El proyecto de ley elimina formalmente una cláusula de 1974, establecida en plena Guerra Fría, que condicionaba ciertas tarifas arancelarias sobre productos rusos al respeto de los derechos de emigrar para los judíos en la otrora Unión Soviética.

El presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara Baja, el republicano Dave Camp, dijo que la normalización permanente de las relaciones comerciales con Rusia "incrementará las exportaciones y ayudará a crear el crecimiento económico y empleos acá en casa".

"Además, nos ofrece una nueva y potente herramienta para el cumplimiento (de las normas comerciales), y requerirá que Rusia cumpla con las reglas" de la Organización Mundial de Comercio, a la que pertenece ese país.