El responsable del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el alemán Klaus Regling, apostó hoy por seguir aplicando ajustes y reformas para resolver la crisis porque ya se han demostrado sus éxitos en Irlanda y Portugal.

El jefe del fondo permanente de rescate realizó estas declaraciones durante su intervención ante el foro de liderazgo organizado por el periódico alemán "Süddeutsche Zeitung", que se celebra entre ayer y hoy en Berlín.

Regling, quien calificó de excepcional el caso griego, aseguró que Irlanda, que sin rescate estaría ahora "fuera de la unión económica y monetaria", "ya ha salido" de la crisis y que Portugal "está en camino" de la recuperación económica.

"El proceso (de ajustes y reformas) debe continuar, pero si miro los datos llego a la conclusión de que más de la mitad (de los objetivos) se han conseguido", argumentó.

No obstante, añadió, "esto no significa que los ajustes hayan terminado".

"La estrategia funciona y saldremos de esta", afirmó Regling, que dirigió previamente el ya extinto mecanismo temporal de rescate, el Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF), y este año fue unánimemente propuesto para pilotar el MEDE.

"Los problemas irán reduciéndose", auguró tomando una posición marcadamente más optimista que la de otros ponentes del foro, que consideran que Grecia debería abandonar la eurozona y que sólo con quitas sustanciales se podrá superar la crisis.

A este respecto, el responsable del fondo de rescate recalcó que una eventual salida de Grecia del euro sería la solución más costosa para el resto de miembros de la eurozona.

Regling explicó que los países en crisis están reduciendo paulatinamente sus déficit fiscales y presionando a la baja los costes unitarios de producción para mejorar su competitividad, lo que se traduce en un repunte de sus exportaciones.