El rey Juan Carlos bromeó hoy sobre su salud al recibir, apoyado en una muleta que sujetaba con la mano izquierda, al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, con quien examinó las relaciones bilaterales, las perspectivas económicas y los procesos de integración regional en Iberoamérica.

"Aquí me tienes, un poco tullido, pero bien", comentó sonriente el monarca a Santos mientras le daba la bienvenida con un efusivo abrazo, tras lo que han tomado asiento para iniciar una reunión a la que han asistido el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, y el secretario de Estado de Cooperación Internacional, Jesús Gracia, así como el embajador colombiano en España.

El rey, que llegó anoche a Cádiz e inaugura así su agenda oficial en esta ciudad, asistirá por la tarde junto al resto de participantes en la Cumbre Iberoamericana a una visita al Oratorio de San Felipe Neri, sede de las Cortes Constituyentes de 1812, donde estará acompañado por la reina Sofía y los príncipes de Asturias.

El monarca y Santos tuvieron oportunidad de reunirse hace menos de seis meses con ocasión de la IV Cumbre de la Alianza del Pacífico que se celebró el pasado 6 de junio en Cerro Paranal, en el desierto chileno de Atacama, donde ambos participaron en un almuerzo junto a los presidentes de México, Felipe Calderón, y Perú, Ollanta Humala.

Dos meses antes, el presidente colombiano había realizado junto a su esposa un primer viaje oficial a Madrid, durante el que el rey, que ofreció junto a la reina un almuerzo en su honor en el Palacio Real de Madrid, garantizó a Santos el apoyo de España contra "el execrable terrorismo" y "el abominable crimen del secuestro".

En aquella visita, el rey Juan Carlos reafirmó la apuesta española por el mercado colombiano y destacó el compromiso común con el fortalecimiento y consolidación de las instituciones democráticas, mientras que Santos recalcó que a ambos países les une "el respeto indeclinable por los valores de la libertad".