El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, advirtió hoy al banco Wells Fargo que debe rescindir una nueva política, adoptada a raíz del paso del huracán "Sandy", que consiste en negar ayuda en casos de desahucio.

Wells Fargo decidió suspender temporalmente la asistencia para mitigar pérdidas, así como sus revisiones a las solicitudes de ayuda hipotecaria o de modificación de préstamos por parte de propietarios de Nueva York, una política que, según apuntó Schneiderman en una carta remitida hoy, podría violar el Acuerdo Hipotecario Nacional.

"Wells Fargo no está exento de ninguna de sus obligaciones bajo el Acuerdo Hipotecario Nacional como resultado del huracán 'Sandy'. Mi oficina perseguirá activamente a cualquier compañía de servicios de préstamos que utilice este trágico suceso como una excusa para violar los requisitos de límites de tiempo en decisiones de mitigación", especificó Schneiderman.

El fiscal recordó en la misiva dirigida al presidente de la entidad bancaria, John Stumpf, que ésta tiene "la obligación" de cumplir con el plazo de 30 días establecido por ley para evaluar la solicitud de un propietario para modificar el préstamo de su vivienda.

Además, pidió a Wells Fargo una confirmación de que rescinden esta política y de que toman "las medidas necesarias" para que esta cancelación tenga un carácter retroactivo, de modo que se asista a aquellos a los que se ha denegado "indebidamente" una mitigación de ejecución hipotecaria.

"Innumerables familias de Nueva York han sufrido enormemente a causa de este desastre natural. A medida que trabajamos para ayudar a los afectados a reconstruir sus vidas, mi oficina espera la plena cooperación de Wells Fargo para asegurar que ningún daño adicional e injustificado se inflige a los que han sido víctimas de este trágico suceso", concluyó el fiscal.