El embajador de China en Colombia, Wang Xiaoyuan, expresó hoy su esperanza en que un eventual proceso de paz entre el Gobierno de ese país y las FARC permita la liberación de cuatro contratistas chinos que fueron secuestrados por esa guerrilla en junio de 2011.

"Vemos con muy buenos ojos este proceso de paz, esperamos que se logre éxito en negociaciones de paz entre el Gobierno (colombiano) y la guerrilla y que nuestros ciudadanos chinos puedan tener una pronta liberación", dijo el diplomático en la emisora RCN Radio.

El embajador recordó que desde que los cuatro trabajadores fueron hechos cautivos el 8 de junio del año pasado "ni la empresa ni los familiares han recibido ninguna noticia, ni tenemos una prueba de vida".

El secuestro, que las autoridades colombianas atribuyeron a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), fue perpetrado por guerrilleros vestidos de civil que hicieron a tres ingenieros petroleros y a su intérprete chino bajarse del automóvil en el que se trasladaban en el sureño y selvático departamento del Caquetá.

Los tres ingenieros Zhau Hong, Yang Jing y Tang Guo Fu trabajaban para Great Western Drilling Company (GWDC), contratista de la petrolera Emerald Energy, que hace parte del gigante petroquímico chino Sinochem.

La identidad del intérprete no ha sido hecha pública todavía.

Según Xiaoyuan, "ésta es una gran preocupación para las familias y para el Gobierno de China".

Precisamente hoy comenzó en China un nuevo periodo político con el nuevo líder, Xi Jinping, al frente, tras su nombramiento como secretario general del Partido Comunista (PCCh) y presidente de la Comisión Militar Central y después de que su predecesor, Hu Jintao, abandonase ayer el cargo.

El embajador recordó que "siempre" se han mantenido cercanos los contactos entre ambos Gobiernos, y agregó que en esta nueva etapa "la política exterior va a ser lo mismo de antes".

Según las cifras de la organización contra el secuestro Fundación País Libre, los cuatro trabajadores chinos hacen parte de las 22 personas que permanecen en poder de las FARC, mientras que esta guerrilla se ha limitado a afirmar que no volvió a secuestrar desde febrero de 2012, sin confirmar ni desmentir que aún tengan cautivos.

El próximo lunes está previsto que comience la negociación oficial entre los delegados del Gobierno y los de la guerrilla en La Habana, después de que durante seis meses acordaran la hoja de ruta de este proceso, que quedó inaugurado el pasado 18 de octubre en Oslo.