El alto costo de la energía y el agua potable en Nicaragua provocaron fuertes protestas y enfrentamientos en diferentes partes del país, incluidos la toma de un aeropuerto y amenazas de incendiar una planta de electricidad, que dejaron como balance al menos 20 heridos y 10 detenidos, informaron diversas fuentes.

En el municipio de Telica, unos 100 kilómetros al occidente de Managua, unas 200 personas que bloqueaban el paso por la carretera Panamericana Norte en protesta contra una empresa privada de energía, se enfrentaron con fuerzas antidisturbios de la Policía Nacional, luego que estas llegaran a despejar la vía.

"Estamos en la línea de restablecer el orden de la mejor manera posible, hay heridos y lesionados de ambas partes", dijo a la radio local el vocero de la Policía Nacional, comisionado Fernando Borge, desde el sitio donde se produjeron los enfrentamientos.

Imágenes difundidas por la televisión local mostraban el choque entre antimotines y pobladores que reclamaban airados por el costo de la tarifa de energía y el incumplimiento de la empresa que genera energía, de realizar obras de progreso en beneficio de la población.

"Creemos que ha habido un exceso de la Policía en su actuar contra los pobladores", dijo Gonzalo Carrón, director Jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, tras confirmar la cifra de heridos y detenidos.

El violento enfrentamiento entre policías y pobladores en la comunidad de San Jacinto, luego que éstos protestaran contra la empresa Polarys Energy S.A, por el alto costo de la energía y la falta de construcción de un pozo de agua potable artesanal, al que se habían comprometido meses atrás.

El choque entre pobladores y policías comenzó el viernes por la mañana cuando los pobladores bloquearon la carretera y las fuerzas del orden los desalojaron con balas de goma, piedras y gases lacrimógenos.

Mientras tanto, en el municipio caribeño de Waspán, 630 kilómetros al noroeste de Managua, 400 pobladores mantenían desde el lunes una protesta contra el alto costo de la energía y amenazaban con incendiar la planta eléctrica de la estatal Empresa Nicaragüense de Energía, ENEL, si el gobierno central no responde a sus demandas de sentarse a negociar rebajas en la misma.

"Tenemos cinco días de estar en protesta y nadie nos da respuesta, nos dijeron que quieren negociar, pero nadie del gobierno da la cara para eso, así que vamos a tener que elevar la protesta", dijo a la televisión local Humberto Chow, líder de los barrios en protesta.

Los pobladores demandan aprobar un subsidio para energía eléctrica y el agua potable en este municipio habitado principalmente por indígenas mískitos.

"Hay casas de comunidades pobres que tienen una sola bujilla (bombilla de luz) que antes pagaban 180 córdobas (7,5 dólares) hoy están pagando 2.000 córdobas (83 dólares) , por lo que ya no aguantamos el cobro exagerado que hace Enel a la población" dijo Chow.

Las amenazas de los pobladores que mantienen tomado el aeropuerto de Waspán y no dejan entrar ni salir transporte público de esa localidad, ha provocado que la Policía y el Ejército, envíen tropas de refuerzo para evitar que los protestantes cumplan con su cometido.