El Nikkei cerró hoy al alza por la depreciación del yen y ante la posibilidad de que en las elecciones generales anticipadas a diciembre gane en Japón el opositor Partido Liberal Democrático (PLD), propenso a una mayor flexibilización monetaria, según analistas.

El índice Nikkei de la Bolsa de Tokio subió 164,99 puntos, un 1,90 por ciento, y quedó en 8.829,72 unidades, mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, ganó 15,10 puntos, un 2,09 por ciento, hasta los 737,51 puntos.

De entre los 33 sectores que forman el parqué tokiota, el siderúrgico, el de las casas de valores y el de fabricantes de vehículos lideraron las ganancias, mientras que el de telecomunicaciones y el de minoristas cerraron con pérdidas.

El mercado nipón abrió hoy con fuerza debido a la tregua dada por el yen frente al dólar, que se intercambió hoy en la banda alta de los 80 yenes, y después de anunciarse ayer que Japón celebrará elecciones anticipadas el próximo 16 de diciembre.

En este sentido, el líder del principal partido de la oposición PLD, el ex primer ministro Shinzo Abe, dejó entrever su predisposición a apoyar, en el caso de que gane las elecciones, nuevas medidas de flexibilización monetaria por parte del Banco de Japón, como medida para luchar contra la persistente inflación.

"El mercado se ha movido ante la posibilidad de que el PLD vuelva al poder", afirmó Tatsunori Kawai, analista de kabu.com Securities, en declaraciones a la agencia Kyodo.

"A corto plazo el mercado se debatirá entre la esperanza de cara a que el PLD haga las cosas mejor para la economía japonesa y la persistente preocupación que plantea el problema del precipicio fiscal en EEUU", añadió Kawai.

De entre las principales escaladas de la jornada destacó la apreciación del 5,1 % de los fabricantes de automóviles Honda Motor y del líder del sector en Japón, Toyota Motor, alentados por la depreciación del yen, que también cayó con respecto al euro, con el que se intercambió en Tokio al cierre en la banda alta de los 102 yenes.

El yen también relanzó al fabricante de equipos fotográficos y de vídeo Canon (+ 4,6 %).

Sin embargo, no sirvió de apoyo a Sony, otro de los gigantes exportadores nipones, que se desplomó un 8,9 % después de anunciar ayer la necesidad de vender bonos convertibles por valor de 150.000 millones de yenes (unos 1.500 millones de euros) para invertirlos en la compra de Olympus.

En la primera sección ganaron terreno 1.350 valores, frente a 250 que concluyeron en negativo y 83 que permanecieron invariables.

En total cambiaron de manos 2.224,03 millones de acciones, por encima de los 1.388,15 millones del miércoles.