La población de Perú participó hoy en el tercer simulacro nacional de sismo y tsunami ante la eventualidad de un terremoto de 8 grados de magnitud con epicentro frente a la costa del puerto del Callao.

A partir de las 10.00 hora local de Lima, y durante quince minutos, la población de la capital sintió las sirenas de bomberos, la policía y alarmas particulares para dar inicio al ensayo y detener el tránsito vehicular.

Brigadas de Defensa Civil se distribuyeron por las ciudades del país para dirigir la evacuación de oficinas, mercados, escuelas y hospitales.

El comando general de esta entidad reportó que en el caso de que se produzca un sismo de esta magnitud y un posterior tsunami dejaría alrededor de 900.000 víctimas.

El presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez, informó que el presupuesto nacional del próximo año tiene una partida de 708 millones de soles (273 millones de dólares) para la prevención y atención de emergencias, dado que Perú "lamentablemente está proclive" a sufrir estos eventos.

El último terremoto devastador en Perú se produjo en agosto del 2007 y dejó más de 500 muertos y miles de damnificados en la región sureña de Ica.

El primer ministro señaló que falta mejorar los sistemas de comunicación y la prevención, que debe ser aplicada por los gobiernos regionales a lo largo del país.

Jiménez participó junto a la vicepresidenta, Marisol Espinoza, a cargo del despacho presidencial por el viaje de Ollanta Humala a Europa, en el simulacro realizado también en el Palacio de Gobierno.

Perú, por estar ubicado en el denominado cinturón de fuego del océano Pacífico, ha tenido en lo que va del año 195 sismos, según informó el director de Sismología del Instituto Geofísico del Perú, Hernán Tavera.