El joven receptor Buster Posey, de los Gigantes de San Francisco, culminó su brillante y triunfal temporada al ser nombrado hoy como el ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Nacional.

Posey, de 25 años, se convirtió en el octavo receptor en la Nacional que consigue el premio después que la Asociación de Escritores de Béisbol de América (BBWAA, por sus siglas en inglés) dio a conocer su votación a través de un programa de televisión, que es la última modalidad para hacer las premiaciones de final de temporada.

El receptor de los Gigantes, actuales campeones de la Serie Mundial, encabezó la liga en bateo, conectó 24 jonrones y produjo 103 carreras, que lo convirtieron en el líder de ataque del equipo de San Francisco.

Posey es el primer receptor que obtiene la distinción en la Liga Nacional desde 1974, cuando ganó Johnny Bench, de los Rojos de Cincinnati, y fue elemento clave para los Gigantes, que ganaron el segundo título de la Serie Mundial en los últimos tres años.

El joven receptor se convirtió en el sexto jugador de los Gigantes que logra el premio MVP y el primero desde que se lo dieron el extoletero Barry Bonds en el 2004 después de ganarlo por cuatro años consecutivos desde el 2001.

Bonds, que tiene en su poder la marca de premios MVP, con siete, también lo consiguió en 1993 con el uniforme de los Gigantes.

Mientras que los legendarios Willie Mays (1965), Willie McCovey (1969), Kevin Mitchell (1989) y Jeff Kent (2000) fueron los otros expeloteros que vistieron la franela de los Gigantes y lograron el premio de MVP.

Posey también recibió el premio de mejor bateador de la Liga Nacional junto con el venezolano Miguel Cabrera, de los Tigres de Detroit, por la Americana, y gran favorito a llevarse el premio de MVP en el "Joven Circuito".