El presidente de Chile, Sebastián Piñera, logró hoy en Bruselas revertir la oposición de la Unión Europea a avanzar en el Acuerdo de Asociación suscrito con su país en 2002, algo que su gobierno venía reclamando desde hace tres años.

"Hemos revisado la aspiración chilena de fortalecer y ampliar el acuerdo que tenemos con la Unión Europea y vamos a iniciar conversaciones para pasar a la segunda etapa", anunció hoy Piñera tras entrevistarse en la capital belga con el presidente de la Comisión Europea, el portugués José Manuel Durao Barroso.

Piñera, quien se reunió a primera hora de la tarde con las máximas autoridades comunitarias, se había quejado poco antes en la Comisión de Exteriores de la Eurocámara de que sólo el Parlamento Europeo apoyaba la aspiración chilena de ampliar el alcance económico y político del acuerdo bilateral suscrito hace diez años.

Dicho acuerdo, que fue bautizado como de "cuarta generación", porque estaba considerado uno de los más avanzados de cuantos había suscrito la UE hasta ese momento, contiene la llamada "cláusula evolutiva", que permite profundizar en su alcance a los tres años de su entrada en vigor.

Sin embargo, la Comisión y el Consejo Europeo habían venido manifestando su oposición a la aspiración expresada por el gobierno de Sebastián Piñera desde que asumió la presidencia, en 2010.

La reivindicación chilena se sustentaba en la convicción de que la relación entre América Latina y la Unión Europea hace tiempo que entró en una nueva fase, de mayor equilibrio entre ambos bloques, debido, entre otros motivos, a la forma en que las emergentes economías latinoamericanas están afrontando la crisis económica mundial.

"La verdad es que nuestro Acuerdo de Asociación ha convertido lo que ya era una muy buena relación en una auténtica asociación entre iguales (...), pero no debemos conformarnos con lo alcanzado hasta ahora; debemos hacer más", reconoció este jueves el presidente de la Comisión Europea.

Chile es actualmente uno de los socios más cercanos de la Unión Europea en América Latina. La UE es el segundo mercado de exportación y la principal fuente de inversión extranjera en el país sudamericano.

Además, el comercio bilateral registró un incremento del 230 % entre 2003 y 2011, con un máximo histórico de 18.000 millones de euros.

Sin embargo, la grave crisis que afecta a los países europeos ha sembrado incertidumbre en algunos sectores sobre la proyección de las relaciones económicas y comerciales.

Al respecto, Piñera aseguró hoy que "a pesar de los problemas por los que está atravesando, la Unión Europea será capaz de superarlos y salir fortalecida de la crisis".

Piñera es el primer presidente de Chile que visita las instituciones comunitarias desde que hace diez años su país suscribió el Acuerdo de Asociación con la UE.

En su condición de presidente de turno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, el mandatario chileno será anfitrión el próximo mes de enero de la cumbre que celebrarán en Santiago los Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC y la Unión Europea.

"Estamos trabajando para que esta cumbre sea fecunda y dé resultados concretos en esta nueva relación entre América Latina, el Caribe y la UE", comentó Piñera.