El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha afirmado hoy que la postura adoptada por Perú en los últimos años sobre la delimitación de la frontera marítima "no es la correcta" y se ha mostrado confiado en el fallo que deberá emitir al respecto el Tribunal de La Haya, previsiblemente en el segundo semestre de 2013.

"La posición que ha adoptado Perú en los últimos tiempos no es la correcta y esperamos con tranquilidad el fallo del Tribunal de La Haya", señaló Piñera a su llegada hoy a Londres, donde este jueves se entrevistó con el primer ministro británico, David Cameron.

Piñera, quien inició el martes una gira por Europa y Turquía, se reunirá mañana con el equipo jurídico internacional de abogados que representa los intereses de Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, ante la cual Perú presentó en enero de 2008 una demanda contra Chile por la delimitación de la frontera marítima.

En la comitiva oficial de la gira figuran dos magistrados de la Corte Suprema de Chile, Hugo Dolmetsch y Pedro Pierry, además del canciller, Alfredo Moreno, entre otros acompañantes de Piñera.

La demanda peruana sostiene que los límites de la frontera marítima entre ambos países no están fijados y solicita que La Haya los establezca en una línea equidistante a las costas de ambos países.

La fase oral del juicio comenzará el próximo 3 de diciembre, en tanto que el fallo del alto tribunal está previsto que se produzca en el segundo semestre de 2013.

"Nos vamos a reunir con el equipo de abogados, estamos a dos semanas de los alegatos y queremos, por supuesto, perfeccionar y fortalecer la estrategia de nuestra defensa", explicó hoy el presidente chileno.

"Estamos tranquilos, porque cuanto más estudiamos este caso, más nos convencemos que la posición chilena es sólida y justa", declaró a la prensa Sebastián Piñera a su salida del número 10 de Downing Street, residencia oficial del primer ministro británico, con quien mantuvo una reunión de trabajo de casi una hora.

El mandatario reiteró que los argumentos de Chile "se basan en el derecho internacional y en los tratados vigentes, particularmente los de 1952 y 1954".

Chile también respalda su postura "en los hechos que han ocurrido durante los últimos cincuenta años, en que tanto Ecuador como Perú y Chile hemos reconocido que esos tratados han fijado los límites en el paralelo", detalló Piñera.