El secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, aseguró hoy que no tiene constancia de que otros oficiales de las Fuerzas Armadas de su país estén relacionados con el caso que llevó al director de CIA, David Petraeus, a presentar su dimisión.

Panetta dijo a los periodistas durante su visita oficial a Tailandia "que en este momento no tengo conocimiento de que cualquier otro pueda estar relacionado con este asunto".

En rueda de prensa, el secretario de Defensa norteamericano señaló que debía ser cuidadoso con lo que decía sobre el caso para no perjudicar la investigación del propio Pentágono.

Panetta también declinó pronunciarse sobre el contenido de los mensajes electrónicos entre el general John Allen, jefe de las tropas aliadas en Afganistán, y Jill Kelly, amiga de la familia Petraeus.

El jefe del Pentágono, quien no descartó que el caso Petraeus sea utilizado por los taliban para desacreditar la misión, se pronunció así después de que ayer en Australia expresara su confianza en el general John Allen y en la labor que realiza como comandante en jefe de las tropas aliadas en Afganistán.

Panetta anunció el martes en un comunicado que había ordenado investigar a Allen por supuestas "comunicaciones inapropiadas" con una de las mujeres implicadas en el escándalo amoroso que obligó al exgeneral David Petraeus a dimitir como director de la CIA.

El secretario de Defensa se encuentra en Tailandia, segunda escala de un viaje por Asia-Pacifico que persigue impulsar la nueva estrategia militar estadounidense en la región.