La ONG argentina Defendamos Buenos Aires y el grupo local de Anonymous organizaron una recolección de firmas para pedir la liberación de la fragata "Libertad", retenida en Ghana por un embargo judicial, y para censurar la gestión del Gobierno en el conflicto, dijeron hoy a Efe los organizadores.

La campaña, que consiguió alcanzar 260.000 adhesiones desde el pasado lunes y puede firmarse por correo electrónico y en un sitio web, pretende alcanzar el millón de firmas en 30 días, aseguró a Efe el presidente de Defendamos Buenos Aires, Javier Miglino.

"Después de lo que ocurrió con la fragata en Ghana y considerando que creemos que el Gobierno no está haciendo lo suficiente, quisimos enviar un mensaje al mundo de que los argentinos quieren recuperarla", dijo Miglino.

La adhesión de Anonymous Argentina fue "una sorpresa", según Miglino, ya que tras iniciar la campaña recibió la intención de sumarse del grupo activista, que también ayer provocó la caída de los sitios en Internet de Presidencia y la Armada argentina, en una acción independiente de la campaña.

"Ellos (Anonymous) han dicho que colaboran en esta recogida de firmas, pero ninguna de las dos organizaciones tenemos tintes políticos. Han considerado que hay una grave violación al patrimonio nacional con el embargo de la fragata Libertad", agregó el presidente de Defendamos Buenos Aires.

Las firmas que se obtengan serán enviadas tanto a las cámaras parlamentarias como a la sede de Presidencia y al poder judicial, además de a la Corte Penal Internacional, según los organizadores, para acusar a la presidenta Cristina Fernández de un "delito contra el patrimonio nacional".

Argentina acudió ayer al Tribunal del Mar, con sede en Hamburgo (Alemania), para exigir la "liberación inmediata" por parte de Ghana de la fragata Libertad, retenida en el puerto ghanés de Tema desde el pasado 2 de octubre por una demanda de un fondo de inversión que reclama el pago de una deuda.

La detención se produjo debido a que justicia ghanesa aceptó una demanda de embargo interpuesta por el fondo estadounidense NML, que reclama a Argentina una deuda de 284 millones de dólares por bonos soberanos que entraron en mora durante la crisis económica de 2001.

El Gobierno de Fernández acusa a Ghana de incumplir la Convención de Viena al no garantizar la inmunidad de un buque de la Armada, mientras que la justicia del país africano argumenta que Argentina renunció a la inmunidad diplomática de sus bienes al emitir sus bonos soberanos.