La Organización de los Estados Americanos adoptó el jueves un presupuesto de 83,8 millones de dólares para 2013, una reducción de 1,5 millones de dólares respecto al año en curso.

La OEA operó durante 2012 con un presupuesto de 85,3 millones de dólares, similar al aprobado para el año previo y que significó una reducción de 4,8 millones respecto a los 90 millones de dólares que dispuso en el 2010, provocando 45 despidos.

El embajador mexicano Joel Hernández dijo que la reducción presupuestaria coloca a la organización en un "estado de fragilidad" y exhortó a los estados miembros a replantear prioridades, redistribuir ingresos y a "cumplir sus obligaciones financieras".

El secretario general de la OEA José Miguel Insulza admitió que tras la aprobación de este presupuesto "hay que hacer reducciones en algunas áreas para fortalecer otras. La gran pregunta es si lo que hacemos está de acuerdo con las misiones de la OEA, si puede ser asumido por otros organismos y si lo que hacemos tiene relevancia".

"En este hemisferio hay muchas cosas fundamentales pero no las vamos arreglar con unos dólares de más", agregó tras identificar como áreas prioritarias para la OEA a la democracia, derechos humanos, equidad de género y el desarrollo integral.

El secretario de administración de la OEA, Gerald Anderson, explicó a AP que la reducción presupuestaria asciende a un 4% respecto al 2012 si se toma en cuenta un 1,5% de índice inflacionario.

Anderson indicó que el presupuesto de 2013 estipula un máximo de 449 empleados respecto al máximo de 471 para 2012, pero explicó que no será necesario eliminar 22 posiciones porque la OEA actualmente cuenta con menos de 471 empleados, sin dar una cifra exacta.

Anderson analizará con Insulza durante las próximas semanas cuántas y cuáles posiciones serán eliminadas.

El director de finanzas atribuyó la caída de 1,5 millones de dólares a una disminución de 500.000 dólares en ingresos por concepto de un menor rendimiento de los depósitos bancarios de la OEA debido a las tasas bajas de interés, y a que el presupuesto ordinario recibirá solamente 1,5 millones de un fondo interno que recauda el 11% de los 70 millones de dólares que la OEA recibe cada año de donantes voluntarios.

El aporte de ese fondo interno en 2012 al presupuesto ordinario fue de 2,5 millones de dólares.

Anderson aseguró que este presupuesto permite a la OEA honrar todos sus compromisos financieros, pero no goza de excedente alguno.

El presupuesto del 2013 incrementa en un millón de dólares los aportes al sistema interamericano de derechos humanos, destinando 5,2 millones a la comisión y 2,6 millones a la corte, lo que el embajador brasileño Breno Dias da Costa calificó como la "mayor variación presupuestaria del año" al representar un incremento del 23% para el tribunal con sede en San José de Costa Rica.

Venezuela y Nicaragua expresaron en una nota de pie de página su oposición a incrementar los fondos para el sistema interamericano de derechos humanos, porque "nuestras democracias tienen el derecho de exigir organismos honestamente comprometidos con la promoción, protección y defensa de los derechos humanos sin manipulaciones políticas que agreden a democracias que no se subordinan al poder imperial. Para nuestros gobiernos es inaceptable que estos eventuales aumentos sean desviados para financiar políticas y prácticas intolerables".

El embajador panameño Guillermo Cochez calificó como "muy grave" a la nota de pie de página e indicó que su "delegación tiene el deber de alzar su voz de protesta frente a esto que considero acusaciones que deben probarse, no solamente decirlas. Aquí se dice que se usan los fondos de la OEA de forma indebida. ¿Quiénes serán?"

Venezuela y Nicaragua se cuentan entre los países que han criticado de manera más severa a la CIDH, acusándola de darle un trato preferencial a Estados Unidos, país que aporta la cuota más cuantiosa de todos los estados miembros de la OEA.

Venezuela denunció en septiembre ante la OEA la Convención Americana sobre Derechos Humanos, con lo que inició formalmente los trámites para retirarse de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH).

___

Luis Alonso Lugo está en Twitter como www.twitter.com/luisalonsolugo