Las autoridades de Nueva York enviaron hoy citaciones judiciales a más de una decena de empresas por especular con los precios de la gasolina tras el paso del huracán "Sandy" por el estado hace más de dos semanas.

"Nuestra oficina no tolera la manipulación de precios y con ello queremos enviar un mensaje bien claro: estafar a los neoyorquinos va en contra de la ley", afirmó el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, al anunciar las medidas.

El fiscal general dijo en un comunicado de prensa que su oficina hará "todo lo necesario" para hacer frente a las "personas sin escrúpulos" que quieran aprovecharse de los neoyorquinos que intentan reconstruir sus vidas tras el paso del huracán.

Las autoridades recordaron que las leyes estatales contra la especulación prohíben las subidas excesivas de precios durante los desastres meteorológicos de bienes esenciales como alimentos, agua, gas, generadores eléctrico, baterías y linternas.

Es la primera de una serie de medidas judiciales adoptadas tras una amplia investigación abierta por la especulación de precios después de que la Fiscalía recibiera cientos de quejas de los consumidores en todo el estado de Nueva York.

La oficina del fiscal mencionó el caso de una gasolinera del barrio de Queens que llegó a cobrar a sus clientes un dólar de más por cada galón (3,78 litros) de combustible, y otros 10 centavos extra por el pago con tarjeta de crédito.

Las 40 gasolineras afectadas son 19 en la ciudad de Nueva York (3 en Brooklyn, 10 en Queens y 6 en Bronx), 15 en Long Island (6 en el condado de Nassau y 9 en el condado de Suffolk) y otras 6 en el condado de Westchester.

Entre las 13 empresas afectadas están Shell, Getty, Mobil y US Petroleum, según la oficina del fiscal, que precisó que las medidas adoptadas se basan en una revisión de quejas de los consumidores y consultas independientes de precios.

La Ley General de Negocios de Nueva York prohíbe expresamente los aumentos de precios "absurdamente excesivos" de bienes y servicios esenciales durante los desastres naturales que provoquen una "interrupción anormal del mercado".