La Organización Internacional del Trabajo (OIT) pidió hoy a los gobiernos de Argentina y Perú que investiguen la muerte de cuatro trabajadores y de un dirigente sindical y que sus responsables sean castigados.

Esa organización incluyó como casos "graves y urgentes" la muerte de 4 obreros durante un desalojo en Mar del Plata (Argentina) en 2009 y la muerte de un sindicalista en enfrentamientos con la policía durante una protesta minera en Perú en 2008.

Los casos de esos países -junto con los de Camboya y Etiopía, entre otros- son los más alarmantes en opinión del Comité de Libertad Sindical de la OIT, que examinó denuncias procedentes de 32 países.

El Comité de Libertad Sindical es la instancia de la OIT responsable de analizar los casos y denuncias relacionadas con los derechos de los empleadores y de los sindicatos en materia de asociación, de negociación colectiva y de diálogo social.

Otro caso que los expertos consideraron particularmente preocupante, en términos de violencia, fue el de Camboya por el homicidio de tres dirigentes sindicales entre 2004 y 2007.

Etiopía figura también en el grupo de países donde la situación de la libertad sindical es más grave por la negativa de las autoridades etíopes de registrar al Sindicato Nacional de Docentes para garantizar los derechos de los profesores de escuelas públicas.

La OIT pide desde hace cuatro años a Etiopía que proceda a ese registro.

Esa organización también lamentó que el Gobierno de Bielorrusia no respondiese, una vez más, a recomendaciones anteriores para mejorar la libertad sindical y reveló que ha recibido nuevas denuncias de violaciones de la misma.

Como aspecto positivo, el comité indicó que al examinar otros 29 casos notó con satisfacción que sus recomendaciones han sido puestas en práctica en relación a la reincorporación de miembros de sindicatos en Colombia y Perú, y del registro de un sindicato en Argelia.