La ropa diseñada por un empresa nipona para absorber y camuflar los olores corporales que pueden resultar incómodos en público se ha revelado como un éxito de ventas en Japón, reconoció a Efe una portavoz de la compañía que desarrolla las prendas.

"Ventosidades, el sudor de los pies, el olor corporal, el olor corporal de las personas mayores. ¡Son demasiados olores!", apunta la página web de Seiren, fabricante responsable de la línea de productos DEOEST que ha llevado años de desarrollo.

La empresa comenzó su proyecto de este tipo de piezas de ropa interior femenina y masculina después de que un gastroenterólogo mostrara su interés por conseguir prendas que pudieran disimular olores corporales para pacientes afectados por el síndrome del intestino irritable.

Los responsables de Seiren tardaron años en lograr integrar pequeñas partículas cerámicas y metálicas, que absorben los olores y evitan la reproducción de bacterias, en el tejido de las prendas sin que afectara a la comodidad.

Finalmente se consiguió que las partículas no se desprendieran tras el lavado y la empresa se enorgullece ahora de que sus productos absorban en un 99 por ciento "el mal olor de las ventosidades" cuando la persona que los utiliza se encuentra en espacios cerrados, según su portal.

Las piezas de ropa interior fueron lanzadas el pasado marzo por la empresa, que pensó que su principal público serían enfermos dependientes y hospitales, aunque enseguida comprobó que las prendas eran adquiridas por todo tipo de personas, especialmente por aquellas que mantienen reuniones frecuentemente o trabaja de cara al público.

Seiren decidió entonces ampliar su línea de productos DEOEST y ahora distribuye una veintena de artículos entre los que se incluyen calcetines que absorben el olor de los pies, camisetas que hacen lo propio con el que produce la transpiración de las axilas y hasta ropa de cama.

Todos ellos pueden comprarse a través de la tienda "online" Rakuten, dentro de una sección que Seiren ha querido llamar "Inodore store", y en la que las piezas de ropa interior masculina y femenina se comercializan con precios entre los 3.000 y los 3.800 yenes (entre unos 29 y 37 euros o entre 36 y 47 dólares).

La atención hacia sus productos ha aumentado todavía más después de que hayan aparecido en distintos medios, por lo que la compañía no deja de recibir llamadas "de gente que pregunta dónde pueden comprar los artículos", aseguró la portavoz de la empresa.