España podría cambiar los porcentajes de la retirada de sus tropas de Afganistán a principios de 2013, anunció hoy el ministro de Defensa, Pedro Morenés, quien dijo que aunque se mantiene el plan de finalizarla en 2014, se podría incrementar la cifra de militares que regresarían antes de esa fecha.

El calendario actual de retirada prevé que el 10 por ciento de los cerca de 1.400 militares españoles en Afganistán regrese al final de este año, mientras que el 40 por ciento lo haría a lo largo de 2013 y el 50 por ciento restante en 2014.

El ministro recordó hoy que las condiciones para retirar al contingente español siguen siendo el cumplimiento de la misión y de los acuerdos con los aliados, así como el mantenimiento de la seguridad de las tropas.

"Si se dan esas tres condiciones podríamos pensar no en irnos antes de 2014, pero sí en cambiar los porcentajes tal y como están establecidos", indicó Morenés.

Ese cambio "se podrá saber fundamentalmente en los tres o cuatro primeros meses del año que viene", añadió.

El ministro participó hoy en París junto con sus homólogos de Francia, Italia, Polonia y Alemania en una reunión sobre el relanzamiento de la llamada "Europa de la Defensa", y al término de la misma recalcó que la zona afgana bajo responsabilidad española "está yendo francamente bien".

En una breve comparecencia ante la prensa española, precisó que antes del final de este año, se retirará el 50 por ciento del contingente militar desplegado en el Líbano, que integran unos 1.100 soldados.

"España ya ha tomado esa decisión en torno al Líbano y no se va a cambiar", recalcó Morenés, alegando que ese paso está motivado por el cumplimiento de la misión y por la necesidad de poder destinar a las tropas "hacia otros escenarios".

En esa línea quiso dejar claro que en Mali el apoyo que aporte la Unión Europea (UE) al Gobierno maliense para ayudarle a recuperar el norte del país se va a limitar a la formación de las tropas y no abarcará la participación en acciones de combate.

Asimismo, sostuvo que "España tiene una responsabilidad e interés en la estabilidad de Mali", y añadió que por eso mismo, cuando se acabe de definir el tipo de intervención el país precisará su disponibilidad.