El Ministerio de Asuntos Exteriores español convocó hoy al embajador británico en Madrid, Giles Paxman, para mostrarle su preocupación por los últimos acontecimientos registrados en las aguas que rodean Gibraltar y dejarle claro que los pescadores españoles seguirán faenando "en aguas españolas".

Fuentes del Ministerio de Exteriores informaron a Efe de esta gestión diplomática, que tiene lugar el mismo día en que el Gobierno británico convocó al embajador español en Londres, Federico Trillo, para protestar por las "incursiones" de barcos españoles en aguas que considera de Gibraltar.

El Ministerio de Exteriores transmitió al embajador británico su "recíproca preocupación" por los acontecimientos registrados en aguas de la Bahía de Algeciras en los últimos días.

Según fuentes diplomáticas, Exteriores convocó al representante diplomático británico antes incluso de que el Gobierno británico llamara al español, Federico Trillo, en Londres.

Con su gesto, el Gobierno británico respaldó al Ejecutivo de Gibraltar, que los días 7 y 13 de noviembre emitió sendos comunicados de protesta por las "incursiones" de buques de la Armada española en las que considera sus aguas territoriales.

Fuentes del Ministerio de Exteriores español subrayaron entonces que no se había registrado ningún incidente y defendieron la labor rutinaria de patrulla que realiza la Armada en "aguas españolas".

El Gobierno no reconoce la soberanía británica sobre las aguas que rodean el Peñón porque el Tratado de Utrecht (1713) sólo estipuló la cesión del territorio y de las aguas del puerto.

Este litigio sobre las aguas es también el origen del contencioso pesquero que se vive en la Bahía de Gibraltar, por lo que el Ministerio de Exteriores reiteró hoy al embajador británico su posición y le señaló que "los pescadores españoles seguirán faenando en aguas españolas".