El Gobierno de Ecuador expresó hoy su "profunda consternación" por la escalada de violencia que se ha producido en la Franja de Gaza en los últimos cinco días, que implica al Ejército de Israel y a combatientes de Hamás.

En un comunicado, la Cancillería condenó las acciones militares que, en el contexto de la operación de defensa, han producido la muerte a civiles palestinos (entre ellos, dos niños) y un creciente número de heridos desde el inicio de las hostilidades.

El canciller en funciones, Marco Albuja, afirmó que el Gobierno ecuatoriano deplora los ataques con cohetes contra distintas poblaciones del Sur de Israel por parte de combatientes de Hamás, "afortunadamente sin consecuencias graves para la población civil".

El texto, añade que Ecuador se suma al pedido del Observador Permanente de las Naciones Unidas en Palestina, Riyad Mansour, de llamar a una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para tratar la cuestión, y exigir un alto el fuego inmediato entre las partes.

Asimismo, el Gobierno de Ecuador manifestó su "profundo desacuerdo con la adopción de medidas unilaterales y contrarias al derecho internacional, como las ejecuciones extrajudiciales, y espera que el Gobierno de Israel abandone definitivamente estas prácticas".

Igualmente, recordó a Israel que "según la Cuarta Convención de Ginebra (1949), y como potencia ocupante, tiene el deber de salvaguardar la vida de la población residente en territorio ocupado, así como el deber de asegurar el suministro de alimentos y medicinas a la población civil".

Con la muerte del líder del brazo armado de Hamás en Gaza, Ahmed Yabari, en un ataque selectivo, Israel comenzó ayer una nueva ofensiva sobre Gaza denominada "Pilar Defensivo", contra las infraestructuras de los grupos islamistas Hamás y la Yihad Islámica, que ha dejado ya al menos 16 muertos.