El ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, anunció la captura hoy de Óscar Darío Barrientos, jefe regional de la banda de Los Rastrojos, como presunto autor material de la reciente matanza de diez campesinos en el noroeste del país.

Barrientos, de 27 años y conocido con el alias de "Caracho", fue detenido junto a dos de sus colaboradores, que son investigados, en Mortiñal, paraje de la zona rural de Santa Rosa de Osos, población en la que se cometió el crimen masivo, el pasado 7 de noviembre.

"Este individuo era el jefe de esa estructura de criminales que fue y asesinó a estos diez campesinos, y participó directamente en esta matanza", afirmó Pinzón en una rueda de prensa celebrada en Bogotá.

Las víctimas, entre ellas una mujer, trabajaban como recolectores en unas plantaciones de tomates de árbol cuyo propietario se negó al pago de una extorsión, según las investigaciones.

"Caracho" formaba parte de una organización criminal emergente liderada por un hombre conocido con el alias de "Jorge 18", capturado hace dos semanas en la misma zona, y dedicada a la extorsión de ganaderos y agricultores.

El director de la Policía Nacional, el general José Roberto León Riaño, confirmó además que la matanza fue cometida "por el no pago de extorsiones".

El ministro Pinzón informó que la captura se derivó de una operación conjunta del Ejército, la Policía y la Fiscalía, y que en ella se incautaron de tres armas de fuego y cuatro granadas de fragmentación.

"El caso de Santa Rosa de Osos no puede quedar impune, y por eso la fuerza pública ha actuado rápidamente para capturar al jefe de esta estructura y dos colaboradores, quitándoles armamento y granadas", dijo el ministro.

En la misma rueda de prensa, Pinzón informó de la muerte en enfrentamientos de Éver Rentería Leudo ("Éver"), jefe local de Los Rastrojos en Segovia, localidad también en Antioquia, y la captura de otros seis miembros de esta misma banda.

El reducto se dedicaba a la extorsión en la zona, según el ministro.

Los Rastrojos es una de las bandas armadas de narcotraficantes que surgieron tras la disolución en 2006 de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), organización paramilitar que se desarmó dentro de un proceso de paz con el Gobierno del ahora expresidente Álvaro Uribe (2002-2010).