El ministro australiano de Exteriores, Bob Carr, expresó hoy la disposición de Australia para trabajar con el próximo presidente de China, Xi Jinping, y los otros nuevos dirigentes del gigante asiático.

El jefe de la diplomacia australiana dijo a la cadena ABC que Xi conoce bien Australia, donde hizo una visita en 2010, y "la importancia que tiene China para nuestro futuro".

El Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) designó hoy a Xi como secretario general de la formación y "número uno" en la nueva lista de siete miembros del Comité Permanente.

Esta decisión implica que Xi, de 59 años, asumirá la presidencia de China en marzo de 2013 en sustitución de Hu Jintao.

China es el principal socio comercial de Australia y fue uno de los puntos tratados ayer en Perth en la reunión que mantuvieron Carr y el ministro australiano de Defensa, Stephen Smith, con la secretario de Estado de EEUU, Hillary Clinton, y el jefe del Pentágono, Leon Panetta.

En el encuentro, Australia y Estados Unidos, que mantienen fuertes lazos militares desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, reforzaron su cooperación en Defensa para proteger la región de Asia Pacífico.

Al justificar la alianza con Washington, Carr indicó que China debe entender que Australia es un país de vasto territorio y una reducida población, y que debe asumir sus "preocupaciones en materia de seguridad".

Por su lado, Clinton aseguró hoy en Adelaida que Australia no tiene que elegir entre Estados Unidos, su histórico aliado estratégico, y China.

Tras visitar el centro industrial naval Techport Australia, Clinton dijo que su EEUU apoya los vínculos que Australia establezca con cualquier nación del Asia Pacífico o del mundo, incluyendo China.

"El Pacífico es lo suficientemente grande para todos", dijo Clinton, que rechazó las críticas de sectores australianos contrarios al acercamiento entre Camberra y Washington calificando como "falsa opción" y "pensamiento de suma cero" el que Australia tenga que elegir entre EEUU y China.