El equipo de Gobierno del primer ministro libio, Ali Zidán, elegido el pasado 14 de noviembre por el Parlamento, juró hoy su cargo ante la Constitución, con excepción de ocho de los 27 ministros, pendientes de investigación o de su confirmación.

Antes de que Zidán y su Ejecutivo juraran su cargo, el presidente del Congreso Nacional (Parlamento), Mohamed al Magrif, aseguró que "el Congreso Nacional y el Gobierno se coordinarán para lograr la misión en la próxima etapa", que calificó de "extremadamente peligrosa e importante".

Los ministros de Interior, Electricidad y Educación Superior no juraron su cargo después de que ayer el Órgano Supremo para la Aplicación de los Criterios de Integridad y Patriotismo determinara que estos tres responsables, junto al secretario de Estado para Asuntos Parlamentarios, no cumplían con los criterios para ocupar sus cargos.

Asimismo, los titulares de Agricultura, Asuntos Sociales, Asuntos Religiosos y Exteriores, tampoco han participado en la ceremonia debido a las reservas expresadas sobre ellos por varios parlamentarios.

Tampoco acudió el ministro de Electricidad, Osama al Saadi, que renunció a su cargo poco después de la aprobación del Ejecutivo, el pasado 31 de octubre.

El primer ministro saliente, Abderrahim al Kib, expresó su deseo de que el nuevo Ejecutivo lleve con éxito su nueva tarea que deberá prolongarse hasta la elaboración de un nuevo texto constitucional.

"Nos sentimos muy felices por la alternancia pacífica en el poder en Libia. Nosotros dirigimos esta etapa y ahora avanzamos de la revolución hacia el Estado", dijo Al Kib antes de advertir de que a pesar de que la "locomotora está sobre la vía", queda mucho camino por recorrer.

El Gobierno en funciones de Al Kib llevaba dirigiendo los asuntos del país desde las elecciones del pasado 7 de julio, debido a la falta de consenso entre los parlamentarios para elección de un nuevo primer ministro y un equipo de gobierno.

Antes de la llegada de Zidán, el Parlamento había designado a Mustafa Abu Shagur, viceprimer ministro de Al Kib, como nuevo jefe de Gobierno.

Sin embargo, el Congreso Nacional acabó retirándole la confianza después de que Abu Shagur fracasara a la hora de elegir un equipo que satisficiera a todas las partes.

El vicepresidente segundo del Parlamento libio, Saleh al Majzum, mostró a Efe su confianza en que Gobierno y Congreso Nacional trabajarán unidos en el próximo periodo, que debería llegar a su fin en 14.

Al Majzum agregó que el Parlamento deberá discutir ahora el procedimiento para la designación de una comisión constitucional que se deberá encargar de la redacción de la nueva Carta Magna.