Las autoridades turcas han evacuado a unas mil personas de tres aldeas fronterizas con Siria ante el temor de que los intensos combates que tienen lugar del lado sirio puedan causar daños personales.

Varios vehículos militares recorrieron anoche el pueblo de Mürsitpinar, en la provincia de Sanliurfa, exhortando a sus vecinos a abandonar la localidad, según informó hoy la emisora CNNTürk.

Patrullas de la Gendarmería evacuaron también las aldeas de Kendircik y Gülebale.

Los núcleos evacuados se hallan cerca de la ciudad siria de Ain al Arab, en cuyos alrededores la Gendarmería turca ha tomado posiciones con blindados, armas de largo alcance y maquinaria de trabajo.

Las autoridades turcas tomaron estas medidas al tener noticia de que un grupo de la oposición siria preparaba combates en Ain al Arab, asegura la citada cadena.

Desde hace días, la zona es escenario de fuertes combates entre las tropas regulares y los rebeldes del Ejército Sirio Libre (ESL).

Desde el jueves pasado se producen intensos combates en Ras al Ain frente a la localidad turca de Ceylanpinar, que lleva casi una semana viviendo en constante pánico.

En este pueblo se han registrado en los últimos días varios heridos por balas perdidas, impactos de metralla y rotura de cristales.

Las tropas turcas han excavado trincheras para tomar posiciones en la frontera y, según informa la cadena NTV, el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, dio ayer luz verde para disparar a la aeronaves sirias si entran en Turquía.

Hoy mismo, un avión sirio ha bombardeado varias posiciones a pocos cientos de metros de la frontera turca.

La agencia turca Dogan ha difundido hoy vídeos filmados por sirios que escapan de Ras al Ain y que muestran masacres supuestamente llevadas a cabo por milicias del ESL.