El presidente de EE.UU., Barack Obama, pidió hoy al Congreso que detenga sus "intolerables" críticas a la embajadora del país ante la ONU, Susan Rice, sobre el ataque al consulado en Bengasi (Libia), y las dirija en su lugar a él.

"Si el senador (John) McCain o (Lindsey) Graham u otros quieren perseguir a alguien, deberían ir a por mí", dijo Obama en la primera conferencia de prensa tras su reelección.

"Pero que persigan a la embajadora ante la ONU, que no tuvo nada que ver con Bengasi y que simplemente hizo una presentación basada en inteligencia que había recibido, y que mancillen su reputación, es intolerable", sentenció.

Rice ha estado en el centro de las críticas republicanas a la gestión del Gobierno de Obama ante el ataque a su consulado en Bengasi el pasado 11 de septiembre, debido a que después del mismo ella apareció en varias cadenas de televisión atribuyendo el suceso a "protestas espontáneas", una hipótesis que más tarde se descartó.

El nombre de la diplomática encabeza las quinielas para reemplazar a Hillary Clinton como secretaria de Estado en el segundo mandato de Obama, y tanto McCain como Graham aseguraron hoy que bloquearán su nominación para ese cargo si la Casa Blanca la elige.

"Si persiguen a la embajadora ante la ONU, aparentemente porque creen que es un objetivo fácil, entonces tienen un problema conmigo", advirtió Obama.

El mandatario evitó comentar sobre la posible designación de Rice, quien "aún está bajo discusión", pero aseguró que la embajadora "ha hecho un trabajo ejemplar" y ha "representado los intereses de Estados Unidos en la ONU con conocimientos, profesionalismo, entereza y elegancia".

"Hizo una aparición a petición de la Casa Blanca en la que habló de lo que entendía sobre la inteligencia que se le había proporcionado", reiteró Obama acerca de las declaraciones de Rice, que se produjeron días antes de que el Gobierno cambiara su hipótesis para achacar el ataque a militantes.

"Si creo que es la persona adecuada para servir a Estados Unidos en el Departamento de Estado, entonces la nominaré. Aún no he tomado esa decisión", indicó.

El mandatario coincidió con los senadores republicanos que critican a Rice en que el ataque a Bengasi, en el que murieron cuatro estadounidenses, "es un problema, y hay que llegar al fondo de él, y hay que rendir cuentas por él".

"Tenemos que traer ante la justicia a los que lo perpetraron. En eso no les voy a contradecir", señaló.

En declaraciones a la cadena CBS, McCain dijo hoy que la actuación de Rice "no fue muy brillante" y que "no está cualificada" para reemplazar a Clinton al frente de la diplomacia estadounidense, un cargo para el que suena cada vez con más fuerza.