Los presidentes de Chile, Sebastián Piñera, y del Parlamento Europeo, Martin Schultz, afirmaron hoy que los cambios experimentados por los países latinoamericanos en la última década hacen necesario "un nuevo acuerdo" entre América Latina y la Unión Europea.

"América Latina está despertando, es el continente que está creciendo. Hemos recuperado la democracia y estamos reduciendo la pobreza y la desigualdad", declaró Piñera, quien ostenta la presidencia "pro tempore" de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

El mandatario chileno, quien inició este martes una gira oficial por Europa y Turquía, realizó estas declaraciones tras entrevistarse en la capital belga con el presidente de la Eurocámara, el alemán Martin Schultz.

"Ha llegado el momento de reestructurar la relación entre Europa y Latinoamérica", enfatizó.

Piñera subrayó que la Cumbre CELAC-UE que se celebrará los días 26 y 27 de enero próximo en Santiago de Chile, y a la que están invitados 60 jefes de Estado y de Gobierno, "será una excelente oportunidad para construir las bases de una nueva era en la relación entre Europa y América Latina".

El presidente "pro tempore" de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños dijo estar convencido de que esa nueva relación será "más fuerte y mejor".

Y agregó: "estoy muy contento de que el presidente del Parlamento Europeo comparta este punto de vista, porque eso significa que podemos avanzar más rápidamente".

Por su parte, el presidente de la Eurocámara, Martin Schultz, dijo que "está absolutamente claro que la situación económica en la Unión Europea necesita un cambio completo".

"El problema de la Unión Europea es el desequilibrio en el desarrollo entre sus estados miembros, especialmente los del sur de Europa", agregó.

Entre los principales problemas que afronta buena parte de Europa, Shcultz citó la pérdida de la capacidad de crecimiento, las altas tasas de interés y el fuerte desempleo, especialmente entre los jóvenes.

"Necesitamos un cambio económico en Europa, necesitamos invertir en desarrollo y tener más empleo, y esto afecta a la relación entre Latinoamérica y Europa", admitió el presidente de la Eurocámara.

"El presidente Piñera y yo -agregó Schultz- estamos de acuerdo en que el crecimiento económico en América Latina es una oportunidad para la cooperación" entre ambos bloques y "puede contribuir a superar la crisis".

"Es un asunto de mutuo interés que abordaremos en la próxima cumbre", ratificó el presidente del Parlamento Europeo, quien coincidió con el presidente de Chile en que ha llegado el momento de estructurar un nuevo acuerdo entre las dos regiones.

Estas declaraciones se dan en momentos en que varios países europeos -entre ellos España, Portugal y Grecia- viven una jornada de intensas movilizaciones sociales y huelgas en protesta por el recorte de los presupuestos públicos y la política de austeridad implementada por los gobiernos para superar la crisis.

Paralelamente, América Latina está viviendo un momento de bonanza económica, como puso de manifiesto un documento hecho público ayer por el Banco Mundial.

Dicho informe señala que en la última década, gracias a un crecimiento económico inusitado y a una mejor distribución de la riqueza, la clase media ha igualado a la clase pobre en la mayoría de los países latinoamericanos, especialmente Brasil, Argentina, Perú y Colombia.