El presidente boliviano, Evo Morales, viajará mañana a España para asistir a la XXII Cumbre Iberoamericana en Cádiz, donde además de defender el masticado de la hoja de coca puede plantear la demanda marítima de su país a Chile, informó hoy la ministra de Comunicación, Amanda Dávila.

"En cualquier escenario donde va el presidente siempre está abogando por el retorno al mar, por la posibilidad de una solución pacífica a este tema", que es "permanente" en la agenda de Morales en los foros internacionales, dijo Dávila a los medios.

La demanda marítima boliviana es motivo de enfrentamiento entre los Gobiernos de Chile y Bolivia, una disputa agravada desde que Morales anunció en 2011 que llevará el tema a un tribunal internacional.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, anunció la semana pasada que Morales también defenderá en la cumbre el masticado de la hoja de coca, en el marco de su campaña para ser readmitida en la Convención de 1961 de la ONU con reservas sobre la penalización a esa costumbre indígena conocida como "acullico".

Bolivia se retiró en 2011 de la Convención de 1961 y precisa lograr la aceptación de dos tercios de los 184 países miembros de la misma para reintegrarse con una reserva sobre la prohibición del masticado de la hoja de coca, base para producir cocaína.

El último informe de la ONU señala una reducción del 12 % de los cultivos de coca en Bolivia, al pasar de las 31.000 hectáreas de 2010 a 27.200 en 2011.

Dávila señaló hoy que la Unión Europea ha destacado los esfuerzos de Bolivia por reducir las plantaciones ilegales de coca en un país donde, según dijo, hay un consumo importante de la planta en usos tradicionales, medicinales y culturales.

Morales retornará a Bolivia el sábado tras participar en la Cumbre Iberoamericana.