Una misión exploratoria de la UE se trasladó hoy al departamento oriental paraguayo de Alto Paraná para analizar si se dan las condiciones para el despliegue de observadores europeos en los comicios de 2013 en Paraguay, informaron fuentes oficiales.

La misión, encabezada por la española Ana Gordon y compuesta por ocho funcionarios y expertos técnicos de la UE, visitó las oficinas distritales del Registro Electoral y los centros de votación de Ciudad del Este, Presidente Franco y Hernandarias, en Alto Paraná.

El Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) informó en un comunicado de que mañana la comitiva europea visitará también instalaciones electorales de Minga Guazú e Iguazú y tendrá reuniones con varios responsables electorales de Alto Paraná y el vecino departamento de Canindeyú.

"Estamos en Ciudad del Este para conocer más de cerca los lugares esenciales de protagonistas del proceso electoral", dijo Gordon, según el comunicado, y remarcó que la delegación busca "conocer cómo se realizan los procedimientos electorales".

"Estamos muy satisfechos e interesados en todo este proceso. No estamos analizando si el proceso será transparente o no, sólo observamos si las condiciones se pueden reunir para llevar a cabo una Misión de Observación Electoral" de la UE, añadió.

La misión exploratoria, que comenzó el lunes y dura cinco días, tiene el objetivo de preparar un informe que determinará si el despliegue de observadores europeos para los comicios del 21 de abril de 2013 en Paraguay es "útil, factible y, por tanto, recomendable", en palabras de Gordon.

Aunque la UE ya ha designado presupuesto para esta misión, considerada "prioritaria", la decisión final la tomará la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, entre diciembre y enero próximos.

De concretarse, el despliegue comenzaría dos meses antes de los comicios y concluiría dos semanas después de su celebración, según Gordon.

De las elecciones saldrá el Gobierno sucesor del liberal Federico Franco, que tomó el poder el pasado 22 de junio tras la destitución de Fernando Lugo en un juicio político en el Parlamento, que lo consideró culpable de mal desempeño en sus funciones.