La vicepresidenta de Perú, Marisol Espinoza, afirmó hoy que la corrupción es "el cáncer de la sociedad" y ratificó el compromiso del Gobierno de luchar contra este delito por el que están siendo investigados o procesados más de 15.000 funcionarios, según informó.

Espinoza, que ejerce las funciones presidenciales mientras Humala cumple una gira por Europa, clausuró hoy la III Conferencia Internacional Anticorrupción "Sembrando un Futuro sin Corrupción", que se celebró desde el martes en Lima.

Según una nota oficial, la vicepresidenta dijo que más de 15.000 funcionarios están siendo investigados o procesados por supuestos actos de corrupción y que más de 9.000 millones de soles (3.358 millones de dólares) se pierden en su país por estos delitos.

"Nosotros no vamos a permitir que malos funcionarios, en nombre del Estado, archiven los programas y los proyectos que el pueblo está esperando", enfatizó.

Espinoza indicó además que la lucha contra la corrupción es una tarea "de todo el país" e instó a los peruanos a tomar conciencia de la importancia de prevenir y rechazar estos delitos.

"Confiamos en que vamos a llegar con mucha capacidad, con honestidad y mucha paciencia y que vamos a obtener una buena cosecha, empezamos a sembrar hoy y cosecharemos árboles nuevos", finalizó.

En la III Conferencia Internacional Anticorrupción participaron funcionarios del Estado peruano, empresarios y delegados de diez países, entre ellos el presidente de la Academia Internacional Anticorrupción, el austríaco Martin Kreutner.

Kreutner señaló que sería "una mentira decir que la corrupción es inexistente en los países desarrollados, donde en teoría está prohibida", y recomendó generar "fuertes alianzas" entre todos los actores e instituciones de la sociedad, "especialmente entre los líderes del sector público, del civil, y de los negocios".

"El desarrollo no implica automáticamente menos corrupción", agregó el austríaco, quien destacó que es un problema que "afecta a todos los estamentos de la sociedad".

El director de la Escuela de Negocios de la Universidad de Lima, Javier Zúñiga, señaló, por su parte, que si la corrupción se pudiera eliminar totalmente en Perú, el PIB per cápita aumentaría en un 58 % y pasaría de los 5.900 a los 9.300 dólares.