Los Marlins de Miami traspasaron al parador en corto dominicano José Reyes, a los abridores Mark Buehrle y Josh Johnson a los Azulejos de Toronto como parte de un traspaso, de acuerdo una fuente cercana a las negociaciones.

Los cambios están pendientes de que los jugadores involucrados pasen los exámenes físicos requeridos.

La fuente, que prefirió guardar el anonimato, indicó que varios de los mejores jugadores prospectos de los Azulejos fueron transferidos a los Marlins.

A Reyes le restan 96 millones de dólares en un contrato que expira en el 2018 y a Buehrle 52 millones en un acuerdo que termina en el 2015.

Las negociaciones se produjeron sólo un año después de que los Marlins contrataron a Reyes, a Buehrle y el cerrador Heath Bell, como parte de una costosa adquisición de jugadores antes de mudarse a su nuevo campo y de cambiar de nombre.

A pesar del costo de dichas compras, los Marlins terminaron en el último lugar de la División Este de la Liga Nacional.

Casi a media temporada los Marlins empezaron a desmantelarse, traspasando al lanzador venezolano Aníbal Sánchez y a su compatriota el intermedista Omar Infante a los Tigres de Detroit a cambio de prospectos.

Entre sus cambios estuvo el despido de su piloto Ozzie Guillén, quien estuvo sólo un año dirigiendo a los Marlins.

Los movimientos redujeron la nómina de 112 millones de dólares a 90,3 millones y ahora lo hacen mucho más.

Los Marlins podrían recibir de los Azulejos a los camposcortos cubanos Yunel Escobar y Adeiny Hechavarria.