El Fondo de Población de la ONU (UNFPA) pidió hoy "voluntad política" a los Gobiernos para extender el acceso a la planificación familiar en el mundo en desarrollo, lo que reduce en miles de millones de dólares los costes sanitarios.

El UNFPA presentó hoy en la Royal Society de Londres su informe sobre el estado de la población mundial, titulado "Por elección, no por azar" y centrado en las medidas para controlar la natalidad.

Esta agencia internacional apoya programas de salud reproductiva, especialmente del control de la natalidad y la lucha contra las enfermedades de transmisión sexual, sobre todo en los países pobres.

Según el documento, el acceso a la planificación familiar en los países en vías de desarrollo puede ayudar a reducir en 11.300 millones de dólares (14.012 millones de euros) al año los costes sanitarios de las mujeres que dan a luz.

El director ejecutivo del UNFPA, Babatunde Osotimehin, dijo hoy a Efe que el problema de la falta de información y suministro de métodos anticonceptivos no pasa por la ausencia de recursos económicos sino por "las prioridades de los Gobiernos".

"Es una cuestión de voluntad política, de ponerlo en marcha" y también "una cuestión de prioridad", insistió Osotimehin, quien explicó que en sus visitas a distintos países habla no solo con jefes de Gobierno, sino también con parlamentarios para convencerlos a que incluyan la planificación familiar en sus presupuestos.

Según el UNFPA, el acceso al control de la natalidad es un derecho humano esencial que ayuda al desarrollo económico.

Al menos 222 millones de mujeres en las naciones en vías de desarrollo no disfrutan de este derecho, según el UNFPA, que estima que habría que contar con 4.100 millones de dólares (3.218 millones de euros) adicionales para atender las actuales necesidades, teniendo en cuenta que la población juvenil está en aumento.

"El incremento del acceso a la planificación familiar ha demostrado ser una buena inversión económica", resalta el documento.

Los beneficios de esta inversión no son solo económicos, puesto que ignorar estos derechos de la mujer puede llevar al incremento de la pobreza, exclusión social, mala salud y desigualdad de género, agrega el fondo de Naciones Unidas.

El informe pone el ejemplo del desarrollo en los países del "tigre" asiático -Hong Kong, Singapur, Corea del Sur y Taiwán-, beneficiadas de un cambio demográfico (menos nacimientos) que ha llevado al incrementado en el número de adultos que generan ingresos en una familia.

Este cambio está directamente relacionado con el acceso a la planificación familiar, puntualiza el informe.

Según ese documento, en Estados Unidos los embarazos entre las adolescentes reducen en un 10 por ciento las posibilidades de estas jóvenes de continuar con los estudios superiores.

El documento destaca los enormes beneficios de que pueden disfrutar las mujeres con un acceso al control de la natalidad puesto que les permite elegir el número de niños que desean y ayuda a todos a tener una vida más larga y saludable.

En concreto, el fondo estima que si 120 millones de mujeres tuvieran acceso a la planificación familiar se evitaría la muerte de tres millones de bebés en su primer año de vida.

"La planificación familiar tiene un efecto positivo multiplicador en el desarrollo", afirmó hoy el director ejecutivo del UNFPA.

Según explicó, la posibilidad de una pareja de decidir cuándo y cuántos niños quiere tener ayuda a un país a salir de la pobreza y también a las mismas mujeres, puesto que éstas tienen acceso a la educación y contribuyen a la producción económica.

El acceso de la mujer en "la fuerza laboral impulsa las economías de los países", resaltó Osotimehin.

HASH(0x9371054)

Viviana García