La Reserva Federal de Estados Unidos consideró en su última reunión, en octubre, la posibilidad de renovar las operaciones de canje de bonos para estimular la economía en 2013, cuando tienen previsto expirar, según indican las actas de la reunión publicadas hoy.

"Varios participantes indicaron que podrían ser tal vez apropiadas las compras adicionales de activos el próximo año, tras la conclusión de los programas de extensión de madurez (canje de bonos de corto por largo plazo) para alcanzar una mejora sustancial del mercado laboral", según describen las actas de la reunión del Comité de Mercado Abierto del banco central correspondientes a octubre.

El año pasado la Reserva Federal inició un programa denominado como "Operación Twist", renovado a mediados de este año hasta diciembre, para canjear bonos de corto plazo por títulos a más largo vencimiento por valor de 45.000 millones de dólares mensuales.

En septiembre, la Fed lanzó un programa de compra de títulos respaldados por hipotecas por valor de 40.000 millones de dólares al mes sin fecha límite como complemento, ante el insistente paro, todavía cerca del 8 por ciento.

Las actas dejan la puerta abierta a que se mantenga el estímulo monetario a través de medidas extraordinarias para empujar aún más a la baja el precio del dinero, después de adelantar que mantendrá los tipos de interés cercanos a cero hasta 2015.

Además, las actas muestran la discusión sobre si las decisiones monetarias deben tomarse con ciertos plazos y calendarios teniendo en cuenta umbrales en los datos de desempleo e inflación, algo que "en general apoyan" los 19 miembros regionales de la Reserva Federal.

Miembros como el presidente de la Reserva Federal en Chicago, Charles Evans, se han mostrado a favor de mantener los tipos de interés cercanos a cero siempre que el desempleo se mantenga por encima del 7 por ciento y la inflación no supere el 3 por ciento.