El Gobierno argentino reclamó hoy un "plan de adecuación voluntario" a los grandes grupos de comunicación de país para ajustarse a los términos de la Ley de Medios Audiovisuales que entrará en vigor el próximo 7 de diciembre.

El presidente de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabbatella, presentó un informe detallado sobre la situación de las empresas periodísticas del país en relación a la ley.

En la lista de grupos que deben adecuarse a la normativa figuran algunos de los más importantes del país, como el multimedia Clarín, Telecentro, Telefé, Prisa -ambos de capital español, y DirectTV, de capital estadounidense, entre otros.

Sabbatella insistió en que "antes del 7 de diciembre la adecuación es voluntaria y después del 7 es el Estado quien organiza el proceso de adecuación a través del Afsca".

La Ley de Medios Audiovisuales aprobada por el Congreso hace tres años fija para los medios privados de difusión nacional un tope del 35 por ciento del mercado en cobertura de televisión de aire y un 35 % de abonados en televisión de cable, 10 licencias de radio, 24 licencias de televisión por cable y una de televisión por satélite.

La aplicación de la Ley de Comunicación Audiovisual ha desatado un duro enfrentamiento entre el Gobierno y el grupo Clarín, el mayor del país y el más afectado por la regulación, que se han enzarzado en una batalla legal sobre los términos de la normativa.

El grupo Clarín, que ha recurrido la ley, sostiene que no desinvertirá y considera que la normativa contiene artículos elaborados como "un traje a medida" con el objetivo de "desguazar" al mayor grupo multimedia del país.