El museo Guggenheim de Berlín, uno de los cinco de esa fundación estadounidense en todo el mundo, se despide de la capital alemana con una exposición de los "clásicos modernos" del XX, encabezados por Paul Cézanne, Marc Chagall y Joan Miró.

"Visions of Modernity" ("Visiones de la modernidad") es el título de la muestra, presentada hoy a los medios de comunicación y abierta al público desde mañana, jueves, hasta el 17 de febrero.

Será la última exhibición con el sello Guggenheim en Berlín, después de quince años de presencia en la capital alemana en colaboración con el Deutsche Bank, cuya sede de la céntrica Avenida Unter den Linden -Bajo los Tilos- ha alojado hasta ahora el museo.

La exposición se prolongará hasta mediados de febrero, a modo de transición hacia la nueva etapa de ese espacio, que se convertirá en sala de arte contemporáneo dirigida ahora en solitario por el Deutsche Bank, el líder de la banca privada alemana.

En Guggenheim berlinés abrió sus puertas en 1997, como un ejemplo único de cooperación entre un banco y la fundación estadounidense de esa familia de mecenas.

Desde entonces ha acogido unas sesenta muestras temporales, algunas de ellas procedentes de los fondos neoyorquinos y otras como producciones propias, con un cómputo de casi dos millones de visitantes.

Ambas partes anunciaron meses atrás el fin de la colaboración, de común acuerdo, para final del presente año, en el que vence el acuerdo entre la fundación y la entidad financiera.

La Fundación Guggenheim fue fundada por el coleccionista y mecenas estadounidense Solomon R. Guggenheim y además del de Nueva York, cuenta con museos en Venecia, Bilbao y en un futuro también en Abu Dabi.

El pasado mayo, se hundió definitivamente el proyecto de construir otro centro en Helsinki, al rechazar su consistorio la propuesta de su alcaldía de levantar en la capital finlandesa tal museo.